Pautas para “chusmear” con atención plena

Pautas para “chusmear” con atención plena

Uno de los logros más importantes de Homo sapiens, es decir, de nuestra especie, ha sido el desarrollo de un cerebro extraordinario a través del tiempo. Especialmente el lóbulo frontal (que corresponde a la zona de nuestra frente es de dimensiones únicas entre los mamíferos).

Diversas teorías se han postulado para explicar esto, pero quizás una de las más aceptadas menciona que ese desarrollo se ha dado a partir de una conducta fundamental: el agrupamiento y la comunicación en grupos.

Así, en la inmediatez del contacto facial y el intercambio a través del lenguaje, fueron activando conexiones especiales y generando cambios estructurales lentos, lentísimos, que filogenéticamente nos llevaron al cerebro actual.

Esta condición de mamíferos que hablan mucho, que intercambian mucho, empatizan y se pelean mucho, condición única también, ha sido complejizada progresivamente a través de múltiples procesos comunicacionales y cognitivos. Uno de ellos es, nada más ni nada menos que el chusmerío. Habitualmente con mala prensa, constituye una conducta especialísima de Homo sapiens que nos ha permitido procesar muchísima información que gobierna nuestras relaciones siempre cambiantes con otros individuos.

Al Homo sapiens inicial, ese que aún no había realizado la “revolución cognitiva”, le interesaba conocer el paradero de los leones y bisontes en la llanura, mientras que al que incorporó el lenguaje enriquecido miles de años después, le interesa más saber “quién de su tropilla odia a quién, quién duerme con quién, quién es honesto y quién es un tramposo”, en palabras del famoso historiador Yuval Harari.

Se dice de mí

Ahora bien, quiero aclarar algo: el significado que otorgamos a la palabra chusmerío en esta columna no es la de “una noticia verdadera o falsa con que se pretende indisponer a unas personas con otras o se murmura de alguna forma”, como podemos leer en el diccionario. Quizás este es un significado más específico que podemos darle, pero aquí yo hago referencia a algo más amplio: a hablar sobre alguien en un sentido general, no solamente con el fin de indisponer a otra persona contra ella. Comentar, opinar más objetivamente, predecir o referir algo sobre alguien, también podría considerarse chusmerío, en cuanto hablamos de alguien ausente y con el fin de encontrar cierto entretenimiento o comprensión (o a veces una descarga) en ello. El chusmerío, en tal sentido, es la psicología popular de cualquiera que se anime a hipotetizar algo.

Las nuevas capacidades lingüísticas que los sapiens modernos adquirieron hace unos 70.000 años les permitieron chusmear durante horas. Para Harari, “la información fiable acerca de en quién se podía confiar significaba que las cuadrillas pequeñas podían expandirse en cuadrillas mayores y los sapiens pudieron desarrollar tipos de cooperación más estrecha y refinada”.

Si nos ponemos a pensar,hoy en día la inmensa mayoría de la comunicación humana es chusmerío, ya sea en forma de mensajes de correo, mensajes de whatsapp, comentarios en twitter o Facebook. Es algo que nos resulta tan natural que parece como si nuestro lenguaje hubiera evolucionado para este único propósito. “¿Acaso usted piensa que los profesores de historia charlan sobre las razones de la primera guerra mundial cuando se reúnen a almorzar, o que los físicos nucleares pasan los breaks en las conferencias hablando de los quarks?”, nos interpela Harari. Y…claro que no.

Quizás lo más impresionante del chusmerío no es sólo hablar del peinado nuevo de la compañera de curso que camina al colegio, sino de mencionar las posibles repercusiones que tendrá cuando ella llegue allá con este osado nuevo look que se ha hecho. En tal sentido, lo verdaderamente original en homo sapiens es trasmitir información de algo que aún no existe en absoluto a través de la imaginación, la anticipación o la predicción.

Consejos para chusmear bien

Puesto en valor entonces el chusmerío, veamos algunas pautas para ejercitarlo de la manera más adecuada:

✔️Tener una intención positiva o bondadosa al hacerlo, es decir, intentar evitar las críticas/observaciones destructivas.

✔️Hablar lo justo y necesario (como dice el dicho hindú, “cuando hables, que tus palabras sean mejores que el silencio”).

✔️Cuando hablamos críticamente de alguien con un amigo, intentar utilizar la frase “según mi apreciación”, “bajo mi punto de vista”, que enfatiza mi posición en lugar de una verdad absoluta.

✔️Usar palabras más objetivas y menos contundentes cuando hablamos de otros.

✔️Dedicar especial esfuerzo a hablar bien y resaltar virtudes de otras personas.

✔️Estar muy atentos a los pensamientos y emociones que acompañan nuestras verbalizaciones, intentando que sean más puros y libres de mala intención.

¡Ojalá podamos chusmear de manera positiva para nuestra especie humana!

Foto de fondo creado por katemangostar – www.freepik.es



Deja tus comentarios aquí: