Pedagogía VICA

Educar implica el arte de crear, de abrir, de despertar mentes para que desde la autonomía y la libertad el estudiante pueda regir, administrar y gobernar su propia vida” (Correa de Molina, 2013) palabras que resuenan en muchos lugares y episodios de formación en las escuelas de latino américa, un ideal que muchas generaciones de pedagogos y maestros han querido conseguir, algunos con éxito y otros sin tanto.

La educación insiste la doctora Correa de Molina (2013, p.25) “tiene la responsabilidad no de manipular la voluntad y la conciencia de los estudiantes, sino de confrontarlos, en franco desafío para lograr una participación real como sujetos responsables de su propia formación”, una responsabilidad que implica sacar a los estudiantes de la zona cómoda y conocida, para que usando todo aquello que conocen y saben, puedan lanzarse a proponer respuesta distintas y no esperadas por sus maestros.

En este sentido, confirma Ackoff y Greenberg (2008) que el objetivo de la educación debe ser el aprendizaje y no la enseñanza. En consecuencia, las estrategias que se funden en los procesos educativos deben apuntar a establecer espacios que reconecten al educando con la sociedad, esto es, interactuando unos con otros compartiendo lo que se ha aprendido, experimentando a través del ensayo y error, acompañando a otros a desarrollar una actividad particular, en pocas palabras creando una zona psicológicamente segura para construir desde la sabiduría del error (De la Torre, 2004) o, dicho en otras palabras, desde la experiencia adquirida.

El aprendizaje como acto creador y creativo, anota la académica Correa de Molina (2013, p.143) “implica la capacidad de resignificar las experiencias previas, buscando “desamarrar” las interpretaciones rígidas de los acontecimientos del pasado y poder de esa manera crear nuevas situaciones que viabilicen la re-creación de la propia persona”. En esta misma línea, el aprendizaje es una invitación a suspender la realidad, para explorar distinciones nuevas que se derivan de la mencionada suspensión y crear un escenario para desconectar y volver a conectar los puntos conocidos con aquellos emergentes.

En un mundo volátil, incierto, complejo y ambiguo (VICA), como lo menciona Johansen (2009), la educación no puede estar ajena de los procesos de deconstrucción de la realidad, de aquellos ejercicios que cambian la manera de conocer y aprender, pues en ellos se constituye la nueva pedagogía VICA donde se provocan niveles óptimos de confusión e incertidumbre para que el estudiante se movilice más allá de las teorías y conocimiento conocido, y establezca nuevos referentes para el contexto donde éste opera.

Lo que se ha llamado dificultades de aprendizaje o la concepción del error como resultado, hoy es una oportunidad para crear modelos de comprensión y entendimientos extendidos de la realidad, donde en un contexto particular el estudiante toma control de los retos que se le proponen, explica aquello que no logra comprender, con el apoyo de su orientador y crea nuevos referentes de práctica, que muchas veces no sólo cuestionan las reglas de la enseñanza tradicional, sino que las resignifican desde el ejercicio que armoniza las posturas contradictorias.

Así las cosas, el aprendizaje que se ha llamado por la tradición educativa como significativo, no es otra cosa que la conexión que se establece entre el espacio personal e individual de una persona, con aquellos aspectos de la realidad suspendida, que rompen la inercia, los intereses anquilosados y las autocensuras, para transformar de forma consciente su propia realidadmotivar procesos mentales en otros, que los habiliten para aprender, desaprender y reaprender.

Referencias

Ackoff, R.  y Greenberg, D. (2008) Turning learning right side up. New Jersey, USA: Wharton School Publishing.

Correa de Molina, C. (2013) Currículo transdisciplinar y práctica pedagógica compleja. Emergencia y religantes de la educación del siglo XXI. Barranquilla, Colombia: Ediciones Universidad Simón Bolívar.

De la Torre, S. (2004) Aprender de los errores. El tratamiento didáctico de los errores como estrategia de innovación. Buenos Aires, Argentina: Editorial Magisterio del Río de la Plata.

Johansen, B. (2009) Leaders Make the Future: Ten New Leadership Skills for an Uncertain World. San Francisco, USA: Berrett-Koehler Publishers.



Deja tus comentarios aquí: