¡Peligro inminente! Bacterias resistentes

Bacterias resistentes

La Organización Mundial de la Salud ha vuelto a encender las alarmas ante la resistencia bacteriana y las superbacterias. Según sus últimas estimaciones, más de 10 millones de muertes podrían ocurrir para el año 2050, si desde ya no se toman cartas en el asunto.

La lista de las bacterias más resistentes, publicada recientemente por la OMS, incluye la Acinetobacter baumannii, la Pseudomonas aeruginosa, la Enterobacteriaceae o la Enterococcus faecium. Y aunque para la mayoría de los mortales esos nombres signifiquen poco, lo cierto es que son bacterias comunes que ya están ocasionando muertes porque no hay tratamiento médico para combatirlas.

De no tomarse los correctivos, en materia de investigación y desarrollo, las superbacterias matarán más gente que el cáncer, la diabetes o las enfermedades cardiovasculares.

Lea también: 5 bacterias que afectan tus alimentos y tu salud

Ya en 2013, el Center for Diseases Control (CDC) de Estados Unidos, había declarado que entramos en la era post-antibiótica; es decir, que el escenario es complicado. Tal como lo declaró a The Huffington Post el doctor Bruno González Zorn, especialista en Microbiología y Biología Molecular de la Universidad Complutense de Madrid y experto en la resistencia antibiótica: «sería como volver a los tiempos previos a la Primera Guerra Mundial, en la que había un enorme aumento de la mortandad por infecciones y un aumento considerable de las muertes neonatales».

¿Qué podemos hacer?

El panorama luce desolador para quienes no formamos parte del mundo de la investigación y desarrollo de fármacos. Son los Gobiernos y las grandes empresas farmacéuticas las que tienen que asumir el liderazgo en esta lucha.

Sin embargo, podemos tomar las medidas que están a nuestro alcance, porque las superbacterias también se han hecho multiresistentes debido al mal uso y abuso de los antibióticos. Por lo cual, no automedicarse, no utilizar indiscriminadamente cualquier antibiótico y no sobremedicarse, son las indicaciones básicas para cualquier persona.

Lea también: Muerte por resistencia bacteriana enciende las alarmas sanitarias

Pero además, las recomendaciones médicas apuntan a cumplir los ciclos de los antibióticos y su posología. Esto es, no dejar de tomar el antibiótico cuando ya te sientes bien. Si el medicamento ha sido indicado por 10 días, debe tomarse durante todo ese tiempo, aunque al quinto día ya se sienta uno bien. Si no se cumple el tratamiento, en lugar de acabar con el 99,9% de las bacterias, acabamos solo con un 99%; y ese ínfimo y aparentemente insignificante 1% no sólo sobrevive, sino que evoluciona como resistente y además prolifera.



Deja tus comentarios aquí: