Pequeños pasos para alcanzar tus metas

Pequeños pasos para alcanzar tus metas

Todos queremos alcanzar metas, cosechar éxitos y tener una vida plena. Sin embargo, muchas veces no conseguimos nuestros objetivos y nos sentimos frustrados. Puede ser que factores que se escapan de tus manos hayan incidido en que la “misión” fallara, pero ¿te has preguntado si hiciste lo necesario?, ¿te esforzaste lo suficiente?, ¿tenías claro lo que querías conseguir?

Alcanzar lo que te propones necesita enfoque, compromiso y esfuerzo. En esta ocasión, te dejamos algunos consejos para que traces mejor tus metas.

  • Haz que tus objetivos sean claros y específicos: “Alcanzar la felicidad” no puede ser tu objetivo; enfócate en metas concretas que te puedan ayudar a conseguir un estado de bienestar físico y emocional. “Quiero correr un maratón”, “Quiero perder equis cantidad de kilos”, “quiero aprender a cocinar tal receta”. Que las pequeñas cosas sean las que sumen.
  • Define cuál es el camino para llegar a tu objetivo: elabora una lista con lo que quieres alcanzar y las acciones que puedes tomar para conseguirlo. Investiga todo lo que necesitas para poner manos a la obra y borra de la lista cada etapa que completes, verás que es una forma práctica de organizarte.
  • Sé persistente: es una de las claves en cualquier cosa que hagas en tu vida. No pierdas la motivación, no dejes que te abrumen las dudas sobre la capacidad que tienes para alcanzar lo que planeas. No tengas miedo de fallar.
  • Utiliza tu experiencia como ventaja: el logro de los objetivos significa que has avanzado y has sido capaz de sobreponerte a los obstáculos. Pon claro qué significa para ti el objetivo que acabas de plantearte y revisa en tu experiencia acciones que te ayudaron anteriormente. Es una manera de aligerar el camino.
  • Celebra las pequeñas victorias: si hiciste la lista de tareas que necesitas realizar para lograr tu próxima meta, reconoce y celebra cada pequeño paso que has avanzado ya que te pone más cerca. Te ayudará a mantenerte enfocado y motivado.
  • Mantente firme: no es fácil trabajar por lo que queremos, pero la tarea se aligera cuando estamos seguros de nosotros mismos. Si ya definiste tu próximo paso y estás convencido de ello, inténtalo. El apoyo de personas cercanas es de ayuda, pero no te dejes intimidar por sus comentarios negativos y dudas. Trabaja.
  • Asume la responsabilidad de aprender de ti mismo: cada cosa que aprendes, cada detalle que te hace mejorar vale oro para que sigas construyendo tu camino. Siempre habrá nuevos objetivos, pero conociéndote a ti mismo tendrás las herramientas para enfrentar cualquier reto.

¿Agregarías algún otro consejo? ¿Pondrías en práctica estos que compartimos? Cuéntanos cómo ha sido tu experiencia.



Deja tus comentarios aquí: