Perder peso tras el embarazo: hazlo en equipo

Para algunas será el descubrimiento del agua tibia, para otras una realidad ante la cual solo resta resignarse, lo cierto es que las mujeres después del embarazo suele ganar peso y perder su condición física. Un estudio de la Universidad de Minnesota determinó que las madres jóvenes suelen ser más pesadas que las mujeres sin hijos, y más aún, su peso suele superar el de los padres.

¿La razón? «Quizá las madres estén adquiriendo más responsabilidades, como cocinar la comida de los hijos, con elecciones ricas en grasa», señaló Jerica Berge, autora del estudio más de 800 mujeres y 600 hombres con promedio de 25 años «La paternidad conlleva exigencias y concesiones contradictorias. También podría ser que están demasiado cansadas al final del día y no quieran ir al gimnasio”

¡Eso es obvio!, diría cualquier madre con un bebé de meses ¿ejercicio tras un día de pañales, comidas, baños, juegos y trasnocho? ¿Estás bromeando?.

Lo que llama la atención del estudio publicado en la revista Pediatrics es que las madres jóvenes consumen tantas frutas, cereales, granos integrales y calcio como las mujeres sin hijos. Berge cree que esta es una manera de darle a los hijos el ejemplo de una buena alimentación, aunque aclara “con los cambios de rutina es muy fácil comer algo poco saludable” y con todo el trabajo de la maternidad, cocinar no es precisamente la actividad más divertida del día. Por eso la elección de alimentos con alto contenido de grasas.

Y ni hablar del ejercicio. Para ninguna mujer es un secreto que después del embarazo el cuerpo es distinto, al igual que el tiempo disponible para ella misma. Balancear la vida familiar, profesional y personal se convierte en un acto de malabarismo donde las horas no alcanzan. Por ello la planificación, pero sobre todo, repartir las responsabilidades en casa, es la única manera de abrir un espacio para el ejercicio físico.

Según el estudio, la disparidad de peso entre madres y padres jóvenes sugiere que los hombres vuelven más rápidamente a sus rutinas de ejercicios y son capaces de mantener una dieta más balanceada. ¿Es justo? Esa respuesta se la dejamos a cada pareja, pero trabajar en equipo para mantener la línea y la salud en casa es un buen objetivo para las parejas jóvenes.

Una última recomendación (y una causa que abrazamos con pasión en Inspirulina) es la lactancia materna. Darle teta al bebé no solo es ofrecerle la mejor alimentación, sino que también, es la vía más rápida para bajar de peso.



Deja tus comentarios aquí: