Perdón – Amor. Tan simple y tan difícil

Hoy tuve una dosis de Inspirulina y quise compartir esto con toda la comunidad.

A principios de este año escribí un post sobre «sentido de la vida del hombre» en el reflejaba como el hombre movido por sus «particulares» razones se empeña en enarbolar la bandera del odio, escudándose en la religión, las política, el poder. Digo particulares porque no sé como calificar o como definir sus razones.

El hombre ha perdido sus valores y las miserias de su corazón salen a flote y solo nos queda repetir la misma pregunta una y otra vez ¿por qué? ¿por qué se nos hace tan fácil odiar, mantener rencores en nuestro corazón y tan difícil perdonar y amar?

Fuente: http://buscandosanacion.blogspot.com.es

Fuente: http://buscandosanacion.blogspot.com.es

Podemos ver millones de ejemplos de la diferencia abismal entre las acciones que genera el amor y las que genera el odio, pero tenemos otra «mala» semilla sembrada como lo es el orgullo y la ambición, dichos sentimientos simplemente carcomen el alma  y la pudren, generando las sociedades que hoy vemos, inundadas de delincuencia, terror, barbarie y horror. Nos hemos deshumanizados.

Hoy seguimos viendo actos donde centenares de inocentes mueren, hoy nuevamente la bandera de la venganza bajo el escudo de «su razón» siembra el luto y el horror en Francia y no solo allí, esto se extrapola a muchos países de donde eran originarias sus víctimas.
Pero no es sólo Francia, no son sólo las víctimas del terrorismo, nuestro mundo está inmerso en esta barbarie humana. En mi país en particular (Venezuela) mueren diariamente cientos de personas víctimas de la delincuencia y violencia.
La respuesta ante las acciones violentas son más violencia, más ataques, más víctimas inocentes y yo sólo me pregunto ¿Dios, por qué es tan difícil perdonar y amar? ¿Por qué tenemos que vivir estigmatizados en un color de piel, un color  de un partido político, una religión, una frontera? ¿Por qué no podemos entender que somos iguales, que nos deben mover los mismos sentimientos de paz, amor e igualdad?¿Por qué nos empeñamos a destruirnos mutuamente porque cada quien se cree dueño de la verdad?
Desconozco las  respuestas, desconozco los intereses personales de cada líder religioso, político o de bandas, sectas o cualquier organización, sin embargo estoy segura de que los sentimientos de la mayor parte del mundo, de la mayoría de la población, de esa que no le importa si tú eres blanco, negro o mestizo, si eres de un partido político contrario al suyo, de esos que no les importa si eres americano, europeo, asiático, si hablas o no su idioma; los sentimientos de esa  mayoría son perdón y amor, somos los que gritamos Basta, Stop, no queremos más muerte por miserias humanas, no queremos más lágrimas por discriminación, ni más sufrimientos generados por nosotros mismos.

Fuente: santaebaionadiocesistuy-vigo.blogspot.com.es

Fuente: santaebaionadiocesistuy-vigo.blogspot.com.es

Hoy la oración por Francia yo la extiendo a todo el mundo, por las víctimas y victimarios, para que de alguna u otra forma esas personas que están sumergidas en la oscuridad aprendan a descubrir lo que realmente significa amar; porque en el fondo los victimarios son víctimas del mundo que hemos construido, convirtiéndolos en asesinos.
Hoy nuevamente pido que nuestro corazón sane sus heridas y se libere de esos sentimientos mal sanos y aprendamos a perdonar y a amar, ese es el único camino que nos llevará a la anhelada paz.
Por mi querida Venezuela que también  parece estar sumida en el «terrorismo», por Francia, por Siria, por cada país sumido en la guerra, pobreza, delincuencia, esclavitud, hoy elevo mi oración.

Quizás nos preguntemos y respondamos ¿Qué puedo hacer yo al respecto? si esto es causado por los gobiernos, fanatismo o extremismo de algunos. Nuestra mejor acción al respecto es NO dejar que el odio y el rencor, el egoísmo, la avaricia, el fanatismo se siembren en nuestro corazón y en los de aquellos que nos rodean; la respuesta a lo que puedo hacer es tratar de inundar mi corazón de paz y amor.

 



Deja tus comentarios aquí: