Perdonar mejora tu salud

Como terapeuta estoy convencida de que el perdón es una de las herramientas más efectivas que podemos utilizar para sanar, no sólo emocionalmente sino también físicamente.

El acto de perdón es un acto supremo que debe comenzar por nosotros mismos. Tenemos que empezar perdonando nuestros propios errores para poder sanar las heridas que la desilusión, el odio y la rabia nos han dejado. El perdón es un acto de amor propio que nos ayuda a aceptarnos tal y como somos, y a la vez, fomenta la autoestima, ya que perdonando desaparecen la ira y la indignación, al igual que desaparecen la necesidad de convencer a los demás de que nos hemos equivocado y la tendencia a convertirnos en víctimas.

El Dr. Deepak Chopra, en uno de sus artículos señala que: “La mejor manera de entender el perdón es tomando en cuenta que perdonar y pedir perdón le dan un mejor uso a nuestra energía y es al mismo tiempo la mejor forma de comenzar la auto-curación. Cuando no perdonamos seguimos guardando dentro de nosotros el resentimiento y la rabia, además de un deseo sutil de buscar venganza. En pocas palabras es hostilidad. Muchos estudios han demostrado que pese a que la ira puede ser una descarga de energía reprimida, la hostilidad no es saludable, y es uno de los factores emocionales de mayor riesgo ya que puede causar muerte prematura produciendo un accidente cardiovascular (derrame o ataques al corazón)”.

La Dra. Candace Pert en su libro “Las moléculas de las emociones” afirma que perdonar es el único acto instantáneo que altera nuestra conciencia y nos hace sentir bien inmediatamente. Desde su perspectiva el perdón es divino. Cuando perdonamos experimentamos un nivel profundo de emoción, que es verdaderamente transformador, si no hay emoción, no hay perdón verdadero.

Explica también que liberarse de culpa exige un enorme cambio en el que todo se altera, cuerpo y mente, un cambio de estado verdadero que afecta a todo el sistema. Cuando nos perdonamos a nosotros mismos y a los demás nos convertimos en personas que comienzan a vivir una nueva realidad.”

El perdón nos hace más saludables. El resentimiento y la ira son emociones muy hostiles. La hostilidad es una emoción inflamatoria que causa inflamaciones físicas, por lo que al practicar el perdón, ésta disminuirá ya que la inflamación no será continuamente estimulada por el resentimiento y la rabia.

El perdonar limpia y revitaliza: “cura”. Es un proceso curativo que penetra profundamente las células de nuestro cuerpo fortaleciendo nuestro sistema inmunológico contribuyendo en gran medida a mejorar la salud. ¡Qué buena razón para empezar a perdonar!.



Deja tus comentarios aquí: