Pero, ¿qué son las diosas?

Pero, ¿qué son las diosas? ¿A qué me refiero con arquetipos? Bien, las diosas o arquetipos representan cualidades que están dentro de mí (¡y de ti!). Son cualidades internas, imágenes o fuerzas que han permanecido vivas en nuestra cultura por más de 3mil años y que determinan nuestros pensamientos, nuestros deseos, nuestra decisiones y nuestras acciones.

Conocerlos me ha hecho comprender por qué a los 16 años quería «levantarme» a todos los hombres, por qué a los 21 años me hice madre, por qué a los 30 me mudé a Caripe. Ahora sé que una «diosa» actuaba dentro de mí en cada etapa. Mientras me acerco a los 35, afino mi oído interno para reconocer cuál diosa quiere actuar. Ahora que las conozco puedo hacerlas dialogar y hasta decirle a alguna: «¡Epa, ya va! calma», en vez de dejarme arrastrar por su fuerza inconsciente actuando a través de mí. Conocerlas es conocerme y conocer a las demás mujeres. Conocerme y conocerlas, -voy de nuevo- es comprenderme, perdonarme, amarme más.

Las Diosas Vulnerables

El otro día yo estaba sola caminando por el Sambil y vi, por un instante, en uno de esos espejos que están dispuestos unos frente a otros, la cara de una chica que venía hacia mí. Al verla pensé: mírala, tiene un poco de miedo. Al seguir caminando noté que ¡era mi propio reflejo en el espejo! que son las diosasQuedé perpleja. ¿Qué hago yo caminando por el mundo con cara de “soy vulnerable”? De inmediato fruncí el ceño, puse cara de que sabía a donde iba y apuré el paso.

Amor, aprobación, necesidad de nutrir y ser nutridas son las motivaciones de las diosas vulnerables. Ellas son las que nos hacen decir: “yo estoy aquí para ti” y esto es hermoso, agradable y necesario. ¿Qué sería del mundo sin las madres? ¿Sin los hijos? ¿Sin las relaciones amorosas?

El traje de mujer vulnerable está muy bien para decir «sí, te amo, quiero vivir contigo», o “sí, quiero tener hijos” y vivir la mejor experiencia de la vida, o “sí, tengo miedo, necesito ayuda” y dejarse cuidar, querer y mimar.

Todas hemos sentido deseos de tener hijos, de casarnos, de entregarnos, de ser la princesa de alguien, (en mayor o menor grado). Por eso, los arquetipos más tradicionales en nuestra sociedad los de esposa, la madre y la hija (bueno, y la puta, pero de eso hablaremos más tarde).

Pero Hera, Demeter y Perséfone, fueron todas víctimas en sus historias y sufrieron mucho. (Quizá las vírgenes no sufrieron tanto, pero uy, de lo que se perdieron!) Las mujeres con arquetipos predominantes de diosas vulnerables son propensas al drama. Fácilmente se ven envueltas en rabia, celos o depresión. Por eso es que hay que conocerlas (tranquila, que ya te las presento) Hay que darles espacio en nuestras vidas, pero sin dejar que tomen el timón.



Deja tus comentarios aquí: