Pies desclazos para la salud

¿Cuándo fue la última vez que se quitó los zapatos y se deleitó con la sensación de la tierra bajo sus pies? Puede parecer difícil de creer, pero este simple placer podría darle un impulso muy beneficioso a su salud.

Las personas están diseñadas para caminar sin calzado en la naturaleza. Pero con el uso del calzado y la llegada de la civilización, las personas dejaron de andar descalzas.

Sin embargo, diversos estudios científicos, como el realizado por el Dr. Joseph M. Mercola: “Del porque caminar descalzo puede ser un elemento esencial para la salud” indican que caminar descalzo, con las plantas de los pies libres en contacto con la superficie de la Tierra, una actividad conocida como puesta a tierra o conexión a tierra, mejora la salud, porque los electrones de la tierra son capaces de cambiar la actividad eléctrica del cerebro, con lo cual se alivia el dolor crónico de algunas enfermedades, reduce el estrés, mejora la función del corazón, regula la glucosa y mejora la inmunidad.

Los efectos de conectar a tierra parecen ser tan profundos que los investigadores sugieren que los profesionales de la salud prescriban «sesiones descalzas» al aire libre cuando el clima lo permita. A través de este mecanismo, cada parte del cuerpo podría equilibrarse con el potencial eléctrico de la Tierra, estabilizando de este modo el entorno eléctrico de todos los órganos, tejidos y células.  El estilo de vida moderno ha separado cada vez más a los seres humanos del flujo primordial de los electrones de la Tierra. Por ejemplo, desde 1960, hemos usado cada vez más aislantes de goma o zapatos con suela de plástico, en lugar de los tradicionales de cuero hecha de pieles.

Esto es tan sencillo como suena – quítese los zapatos y calcetines y camine descalzo en la hierba, la arena o cualquier «tierra» que esté disponible para usted.  Además caminar descalzo es un ejercicio tonificante para el cuerpo, ya que nuestros pies tienen una gran cantidad de terminaciones nerviosas, que se estimulan al entrar en contacto directo con las diversas superficies naturales, y muchos son los órganos que se benefician con esta actividad. Y, desde el punto de vista óseo, es muy bueno para mejorar la estructura anatómica y los procesos mecánicos del cuerpo.  Por ello es que se aconseja ir de vez en cuando a un parque, al campo o a la playa para tener contacto con lo más natural que existe, sobre todo después de un arduo día de trabajo.

Es curioso, caminar descalzo puede ser tan beneficioso como placentero para el pie. Y es sencillo, llegar a casa y quitarse los zapatos, resulta una buena terapia para beneficiar tu salud.

Decidí poner los pies descalzos en el suelo, en la tierra, en la gram natural o artifical, superficies que no los maltraten, para beneficiar mi salud.

 



Deja tus comentarios aquí: