Pnl para liderar

Liderazgo es una palabra que suena mucho, es tan atractiva como cuestionada. Si te pidiera que definieras un líder ¿qué dirías? Probablemente, surjan muchas cualidades y en contrapartida muchos aspectos negativos sobre lo que no es un líder, qué no debe hacer, qué no es posible en un líder y pare de contar.

Generalmente, para definir a un líder las personas enumeran tantas cualidades que al verlas objetivamente nos damos cuenta que son muchas más que las que una sola persona jamás pueda poseer. Hemos idealizado el liderazgo, pensamos en el líder como alguien perfecto que tiene todas las cualidades en su justo equilibrio y por lo general tenemos como punto de referencia los grandes líderes del mundo y evaluamos de acuerdo a esa infinita vara de medir.

Sin embargo, el liderazgo está presente en la vida cotidiana, muchas personas saben liderar con o sin tener un título universitario, o estando o no en cargos de dirección, son los que saben conducir a otros hacia la obtención de objetivos concretos. Veamos el liderazgo en los contextos más cotidianos, por ejemplo, en el entrenador de un equipo deportivo, algún  supervisor, alguien de tu comunidad, familiares o amigos que son líderes en algún área, probablemente veremos en ellos varias habilidades reales que la persona pone en juego para obtener resultados exitosos con el concurso entusiasta de la gente. ¿Conoces alguien que propicie el éxito colectivo integrando la participación de las personas involucradas? ¿Cuáles son sus principales habilidades? ¿En algún área de tu vida lo has logrado con esas dos características?

Es importante destacar que podemos lograr muchas cosas de manera individual en las cuales las habilidades personales son el principal motor, eso está muy bien, pero eso no hace a un líder sino más bien a un emprendedor. El liderar tiene como factor fundamental en la ecuación lograr la participación activa y el compromiso de la gente en el logro de un fin más colectivo que individual.  Basados en esto, liderar requiere dos grupos de habilidades básicas:

  • Las habilidades de pensamiento estratégico que le permitan pensar a largo plazo, enfocarse en objetivos, diseñar estrategias considerando el entorno y tomar decisiones oportunas.
  • Las habilidades de relación que implican comunicarse efectivamente e influir en los demás para lograr alcanzar objetivos de interés común, bien sean los de una organización, empresa u equipo.

Las nuevas tendencias del liderazgo se alejan de las cualidades personales innatas, para enfocarse en el desarrollo de capacidades del líder para canalizar el potencial de participación y acompañar el empuje de la gente para lograr los objetivos. Si no naciste con estas habilidades y las necesitas, la buena noticia es que se pueden aprender, desarrollar, pulir y actualizar.

Preguntas de PNL para liderar, enfocadas en  tu rol de líder:

  1. ¿En cual faceta de tu vida asumes el papel de líder? ¿en cuál quieres asumirlo?
  2. ¿Cómo están tus habilidades de pensamiento estratégico? ¿Cuáles necesitas desarrollar?
  3. ¿Cuáles son tus habilidades de relación e influencia en los demás? ¿Cuáles necesitas desarrollar?


Deja tus comentarios aquí: