Pon en marcha tu estrategia personal de una vez por todas

Continuamos con la serie de artículos sobre Estrategia Personal, en la primera entrega descubriste la importancia de construir un Mapa Estratégico Personal y cómo esta herramienta te permite alinear tus actividades del día a día a tus grandes objetivos de vida.

Y para ponernos en contexto, los componentes de esta herramienta son:

  • Nivel #1: Propósito de Vida
  • Nivel #2: Visión
  • Nivel #3: Objetivos
  • Nivel #4: Proyectos
  • Nivel #5: Tareas
  • Nivel #6: Áreas de Responsabilidad

Ya vimos a detalle las Áreas de Responsabilidad en un artículo anterior y en uno siguiente comentamos sobre el propósito de vida, visión y objetivos, es turno entonces de enfocarnos en los dos niveles faltantes: proyectos y tareas.

Los proyectos y su importancia en nuestra vida

Los proyectos son más sencillos de lo que suenan, en nuestra vida los tenemos todos los días presentes y los llevamos a cabo, a veces, de manera inconsciente, por ejemplo:

  • Preparar una fiesta el fin de semana
  • Organizar un viaje de vacaciones familiares
  • Elaborar un informe para el instituto
  • Hacer compras de fin de mes

Todos estos ejemplos son proyectos porque para finalizarlos con éxito necesitamos de varias acciones diferentes, por ejemplo, para preparar una fiesta tendremos que seguir los siguientes pasos:

  1. Hacer la lista de invitados
  2. Adecuar el local de la fiesta
  3. Lanzar las invitaciones
  4. Preparar las bebidas y alimentos
  5. Alistar la música
  6. Recibir a los invitados
  7. Disfrutar de la fiesta

Cada una de estas acciones es una tarea, tienen el carácter de ser indivisibles y son la unidad mínima de ejecución, de las tareas hablaremos después.

Continuando con los proyectos, ahora que los conoces más a fondo, debo resaltar que su importancia está en que son el medio para alcanzar nuestras metas, por eso es clave que elijamos proyectos impactantes en nuestra vida, ¿cómo saberlo?, pues si definiste bien tus objetivos de vida (de acuerdo al mapa estratégico) vas a poder asociar a su cumplimiento varios proyectos, incluso, algunos de ellos van a impactar en varios objetivos a la vez, de esos proyectos te hablo, potentes elementos que te acercan a tus ideales.

Tus proyectos activos son los que se deben llevar todo tu esfuerzo día a día, cualquier cosa que realices que no ayude a que los finalices con éxitos te aleja de tus objetivos de vida, ten presente esto siempre.

Las tareas como base de nuestra productividad

Las tareas, como mencionamos, son el elemento indivisible de trabajo que existe, son las acciones que estamos ejecutando todo el tiempo.

Hay todo un arte detrás de la gestión de las tareas y cómo saber elegir la mejor en cada momento, ante ello, mi recomendación inicial es que empieces adquiriendo el hábito de listar tus tareas e ir tachándolas conforme las ejecutas, luego de ganar experiencia controlándolas podrás buscar un gestor de tareas ideal para ti y podrás explorar técnicas de productividad más avanzadas.

Para concluir, te invito a que diseñes tu mapa estratégico personal y que actives tus proyectos claves para que estés más cerca de volverlo tu mapa realidad, para completar tus proyectos claves gestiona tus tareas con eficiencia y enfoca tu atención en lo que realmente agrega valor.

Hasta aquí llegamos, comparte tu conocimiento usando la zona de comentarios y si te ha gustado compártelo en tus redes sociales. ¡Hasta la próxima!



Deja tus comentarios aquí: