Por fin… mamografía ¿sí o no?

Por fin… mamografía ¿sí o no?

Son muchos los mitos que se han creado alrededor de la mamografía. Pero contestando precozmente a la pregunta que nos hacemos en el título del presente escrito, la respuesta es sí. En esencia es una radiografía especial de la mama que nos permite detectar de forma precoz enfermedad subclínica, es decir, lesiones que las pacientes no sienten ni se tocan, lo cual permite que el tratamiento sea instaurado en fases tempranas de la enfermedad, mejorando los índices de sobrevida global. En general, este método de imagen se practica a mujeres de 40 años o más, pero en Venezuela se realiza a partir de los 35 años en la población general y de 30 años en adelante en aquellas mujeres con factores de riesgo para desarrollar cáncer mamario, según lo establecido por la Sociedad Venezolana de Mastología.

Un elemento de preocupación general es la radiación proporcionada. La dosis radiante es muy baja, lo cual hace que los beneficios sean mayores que los riesgos. Las mujeres embarazadas deben someterse al método sólo si tiene indicación y bajo supervisión del equipo médico.

Una pregunta que se realizan muchas mujeres es por qué la mamografía no es utilizada a partir de edades más tempranas. La razón principal por la cual no es empleada, es que su capacidad para detectar lesiones se reduce sustancialmente, ya que en estos grupos etarios, el tejido mamario es a predominio fibroglandular y esto hace que la imagen sea densa (muy blanca) radiológicamente, enmascarando posibles imágenes sospechosas. Lo más importante es que este método ha ayudado a disminuir los índices de mortalidad por cáncer de mama a nivel mundial.

Existen métodos que pueden complementar la mamografía, como lo son la ecografía y la resonancia magnética, los cuales tienen indicaciones específicas. La tomosíntesis (tomomamografía) también es un recurso que tenemos a disposición en la actualidad, pero que debe ser utilizado en situaciones seleccionadas (mamas con densidad radiológica aumentada). Pero como herramienta de pesquisa, la mamografía se mantiene como el principal, de la mano de la autopalpación mamaria mensual.

Sólo nos queda esperar que la mamografía siga mejorando en el tiempo, que fabriquen mamógrafos digitales de mejor resolución, hasta que algún día, que no sabemos cuándo llegará, ésta sea suplantada por una herramienta imagenológica superior.



Deja tus comentarios aquí: