¿Por qué abandonaste las resoluciones de año nuevo?

abandonaste las resoluciones

Hiciste tus planes para el 2019, dispuesto a hacer lo necesario para alcanzar tus metas en el año nuevo. Sin embargo, no sé si lo sabías, el 95 % de las personas no logra concretar sus resoluciones de año nuevo. ¿Te ha pasado?

Empiezas con mucho ánimo y disposición para dejar de fumar, bajar de peso, tener más clientes, conseguir pareja, tener casa, etc. Pero al pasar del tiempo, empieza a disminuir la emoción, la perseverancia y, con ello, el compromiso con tu resolución.

Te voy a contar una historia muy frecuente.

“Terminada la celebración del 31, me digo: este año sí me comprometo a bajar de peso. Voy a ser más realista y proponerme metas y acciones claras y posibles de alcanzar. Empezaré por hacer una lista de las cosas que necesito incorporar: más ejercicio, cambiar hábitos alimenticios y definir metas concretas tales como:

1.  Rebajar 15 kilos. Pesarme semanalmente.

2.  Hacer la dieta XXX y ajustar el mercado a ella.

3.  Inscribirme en un gimnasio e ir 3 veces por semana.

4. Levantarme a las 5 a. m. para ir al gimnasio antes de empezar mi día”.

La primera semana cumples cada una de tus acciones. Luego de un par de semanas, empiezas a decirte:

¡Ay!, hoy no puedo pararme, ayer me acosté muy tarde y estoy cansada, dormiré más y mañana me vuelvo a levantar a las 5 a. m.

¡Ay!, hoy no puedo ir al gimnasio, se me enredó el día, mañana sí voy.

¡Ay!, hoy no puedo negarme mi chocolate, un dulcito no le cae mal a nadie, comeré solo uno por esta vez.

¡Ay!, hoy no puedo hacer la dieta, no tengo lo que necesito y no hice mercado.

¡Ay!, no puedo decirles que no, pues me invitaron a cenar, haré una excepción y retomo el lunes.

Cuando te das cuenta, has abandonado tus nuevas rutinas para regresar a tus viejas costumbres. Luego, una vez más, con la mejor disposición, retomas las rutinas que necesitas para lograr tus metas hasta que vuelves a soltar, y la historia se repite una y otra vez. Te sientes frustrada, decepcionada y desanimada.

¿Quieres saber por qué sucede eso?

Resulta que nuestro cerebro tiene programaciones inconscientes que, sin darnos cuenta, determinan nuestras acciones. No es suficiente desear, comprometernos y cambiar acciones para lograr nuestras metas, pues dependiendo de los mensajes inconscientes que tengamos grabados en nuestro cerebro, este nos impedirá o ayudará a lograrlas. Lo peor es que esto sucede sin darnos cuenta, y sin que así lo deseemos nosotros. ¿Puedes creerlo?

La buena noticia es que es posible cambiar las programaciones de nuestro cerebro y lograr que estas estén alineadas con nuestras decisiones y acciones, y trabajen a favor de las metas que queremos lograr.

Ahora, te pregunto; ¿realmente estás dispuesto a hacer lo que tengas que hacer para lograr tus metas? ¿Realmente estás comprometido con aquello que quieres alcanzar? Te hago esta pregunta, pues solo depende de ti, y es un proceso que requiere una inversión y un esfuerzo de tu parte.

Si realmente estas comprometido con los cambios que tienes que realizar, te tengo una excelente noticia. En Olas de Salud queremos ofrecerte un primer paso para el cambio que te mereces. Se trata de un ejercicio en el cual podrás descubrir qué bloqueos o programaciones en tu cerebro pudieran estar impidiendo llegar a las metas que quieres alcanzar. 



Deja tus comentarios aquí: