Por qué algunos son altruistas

Hay estudios que señalan que el altruismo favorece a encontrar pareja, otros que aporta felicidad; ya decía Platón que el hombre más feliz es aquel en cuya alma no hay ningún rastro de maldad. También hay estudios que señalan que, el voluntariado corporativo favorece el compromiso de los trabajadores. Muy bien, pero como cada uno es de su padre y de su madre; las motivaciones son muy diversas.

La verdad es que nunca he visto, ni tampoco he vivido, como cuando dos personas se conocen y en ese intento por agradar al elegido/a  le dice algo así como “soy voluntario de una ONG”. Que el voluntariado sea algo de admirar en otra persona, o punto en común ya eso es otra cosa.

Quienes sí hacen un poco más de gala de sus altruismo son las empresas cada día se preocupan y ocupan más por dedicar esfuerzos a la Responsabilidad Social Corporativa por eso hacen donativos, apoyan a fundaciones, procuran ser menos contaminantes, etc. Pero esto lo hacen porque verdaderamente lo sienten o porque les conviene ante los grupos de interés… Tristemente algunas empresas necesitan lavar su cara y una ONG es agua y jabón; es triste porque se pierde la esencia, pero algo que hay que aceptar en pro de hacer menos utópico ese de “todos queremos un mundo mejor”.

Es curioso ver como algunas personas –en especial los llamados famosos- crean fundaciones cuyo objetivo está centrado en aquella problemática que entró a sus vidas sin tocar a la puerta. Esta especie de de terapia de grupo tiene una utilidad social ya que, estos creadores de fundaciones y afines gracias a su liderazgo mediático pueden poner un poco de compasión en sus seguidores y como no, ayudar a quienes atraviesan por una problemática como la suya.

Pero qué motiva a un ciudadano a ser voluntario. Algunos buscan el reconocimiento del grupo o pertenecer a uno, la admiración, el reconocimiento público, la fama, la foto con el famoso, llenar ciertos vacíos de su vida, evadir realidades, simplemente dar  y la lista podría ser tan larga que harían falta muchos post.

Algunas razones son más nobles que otras, pero en cualquier caso creo que no existe una fórmula para medir la nobleza de la motivación pues en ocasiones una cosa es lo que se ve y lo que se dice y otra distinta a la que está detrás, es decir la verdadera motivación. Lo que sí es totalmente imperdonable es cuando el altruismo es la tapadera de actos ilícitos y quizá esta sea la razón por la cual según señala el último estudio de Edelman las ONG han disminuido su credibilidad, aun así cuentan con un 68%. Valor nada despreciable y totalmente inalcanzable para los políticos quienes continúan cayendo según el mismo estudio.

¿Alguna vez has pertenecido a una ONG? Cual ha sido la verdadera razón, solo tú la sabes. ¿Qué haces y que otras cosas harías? Hasta dónde eres capaz de llegara por tu ONG… ¿Eres capaz de compartir lo que te aporta el voluntariado?  Entonces aunque creas que “un mundo mejor es posible” pueda ser utópico, enhorabuena por hacerlo y sigue adelante.

P.D.: Si quieres compartir las respuestas, en Inspirulina estamos encantados de saber qué te inspira y cómo inspiras a otros.

 

 

 

 

 



Deja tus comentarios aquí: