¿Por qué atraigo parejas infieles?

¿Por qué atraigo parejas infieles?

La infidelidad es una de las experiencias más dolorosas que podemos vivir. He atendido a cientos de personas que han estado con parejas infieles. Así que aquí te contaré mi experiencia como terapeuta y cuál es el origen de esta situación.

El gran desafío que son las relaciones.

Muchas personas creen que el objetivo en una relación es conseguirla. Nos han vendido tanto en los cuentos eso de que «se casaron y fueron felices para siempre» que en nuestro subconsciente creemos que la meta es encontrar a la persona. Sin embargo, una relación es algo que está vivo, que tiene subidas y bajadas. Si no lo miras de esa forma y te quedas dormida(o) en la relación, algo vendrá para que despiertes.

Por otra parte, en artículos anteriores he comentado que una buena relación de pareja no se trata de suerte, sino de consciencia. ¿Crees que quien llega a tu vida es producto del azar? ¿Crees que los que construyen depende de las circunstancias? Pues tienes mucho por aprender. Hay leyes universales que rigen cómo nos relacionamos.

Estas leyes que determinan nuestro comportamiento en las relaciones.

La ley de atracción hace que atraigas a tu vida a alguien que refleje tu mismo nivel de consciencia. Por ejemplo, si inconscientemente crees que los hombres son infieles, aunque hayan miles de hombres fieles a tu alrededor, tú sólo te sentirás atraída hacia ese tipo de hombres.

Luego la ley de proyección hará que mires a esa persona desde tu sistema de creencias y proyectarás en ella o él aquello que está dentro de ti. Por ejemplo, al inicio de mi relación con Tomy, mi esposo, yo creía que yo no era suficiente. Él tiene una relación muy cercana con su madre, la visitaba a diario. Cuando Tomy salía de casa a verla, mi pensamiento era: como yo no soy suficiente, el necesita ir a ver a su mamá. Y allí me ponía furiosa. Su ida a visitar a su mamá no tenía nada que ver conmigo, pero mi proyección de mi inseguridad en nuestra relación hacía que yo creara conflicto.

La tercera ley es la de manifestación. Somos tan poderosos que manifestamos aquello que está en nuestro inconsciente. Por ejemplo, si tienes una herida de abandono y por tanto temor a que te dejen, inconscientemente sabotearás tu relación. Tus inseguridades pueden hacer que controles o manipules tanto a la otra persona, que aunque originalmente no sea una persona infiel, se sienta tan ahogado(a) por tu actitud, que necesita un respiro y por eso busca otra relación.

Tu pareja es un reflejo de la relación que tienes contigo.

¿Has oído esta frase? Hay gente que en teoría la conoce, pero cuando hablamos de parejas infieles, rápidamente responden: eso no es así porque yo nunca he sido infiel. Entiendo esa reacción pues nuestra psique es compleja y no todo es tan evidente.

Te daré un panorama general, pero con frecuencia es preciso revisar tu historia más profundamente. Esto porque somos seres complejos y hay muchos elementos que pueden hacer que vivas una situación de infidelidad. Ahora, te recuerdo, ninguna tiene que ver con la mala suerte. Reafirmo esto, porque la primera reacción una vez que uno se entera que le están siendo infiel es sentirte una víctima de esas personas. Sé que es un momento sumamente doloroso, he acompañado a muchos hombres y mujeres a atravesar y superar esta situación. También he ayudado a parejas a renacer o separarse desde la paz cuando se ha presentado esta vivencia.

Sin embargo, a pesar del dolor, si puede usarse esta infidelidad como una oportunidad. Si sanas experiencias del pasado, creces emocional y espiritualmente y mejoras, este duro momento habrá cumplido su propósito.

Entonces, volvamos a la respuesta de: yo no pude haber atraído a alguien infiel porque yo nunca he sido infiel. En ese caso, si es una persona que está en consulta conmigo le digo: entiendo tu postura, vamos a mirar con más detalle porque no se trata de la infidelidad que crees. Le pregunto que describa su relación, ella o él dice que se ha sacrificado por esa pareja, que le amaba tanto que dejó de ser quien le gustaba ser y que el/la otra, ni siquiera valoró tanto amor. Que en el pasado amaba hacer esto o aquello y ha dejado de hacerlo porque su pareja no quería que lo hiciera más.

Y así voy haciéndole preguntas hasta que la persona claramente puede ver que él o ella se abandonaron a sí mismos, que fueron infieles a lo que su corazón les pedía.

Si somos infieles a nosotros, alguien nos será infiel.

La persona más importante de tu vida eres tú. Claro que una relación de pareja es importante y debes comprometerte con ella. Pero eso no puede ser por encima del compromiso que tienes tú de cuidarte, buscar tu bienestar y tu felicidad. Cuando dejas de ser tú para complacer al otro, empiezas a ponerle un fuerte peso a la relación, porque tu expectativa es que el otro haga lo mismo. Allí es donde te traicionas y esa infidelidad, viene a despertarte para que te des cuenta que ese no es el camino.

Hay mucho que aprender al respecto y aunque una situación como esta puede traer mucho dolor, también puede ser una gran oportunidad para despertar, reconciliarte contigo y crear algo totalmente nuevo. ¿Te animas? Eso espero, aquí estoy para ayudarte.

Foto creado por yanalya – www.freepik.es



Deja tus comentarios aquí: