¿Por qué el empeño de desarrollar estratégicamente el talento humano en las empresas?

Las empresas actualmente ya no se asemejan en casi nada a cómo funcionaban antes, ni mucho menos a las empresas del pasado. Ha nacido una metamorfosis empresarial que ha alcanzado una nueva forma de la organización, los modelos de negocios o marcas, cambios en sus personas (motivaciones, necesidades), los clientes (deseos y demandas, expectativas). Por consiguiente, la fórmula de éxito al dirigir que hasta ahora reinaba pareciera no estar dando los mismos resultados, por lo que… indiscutiblemente, las empresas se han visto obligadas a cambiar.

Todo esto no es más que el resultado de la globalización y la crisis de las grandes e influyentes economías del mundo en los últimos diez años. Las empresas han tenido que asumir la nueva realidad y desafíos, desarrollando un cambio profundo en su entorno, dinámica y gente, dado la complejidad y variedad de factores que hoy se ponen en juego para generar una ventaja competitiva y mantenerse en el mercado.

Ante este panorama global presente, es fácil comprender por qué hoy día, con tanta firmeza, los líderes y empresarios han tenido que voltear la vista hacia el desarrollo del talento humano. Pensemos un poco en nuestra empresa o negocio, y hagámonos esta pregunta: ¿está preparada para realizar ese cambio en la dirección de su gente hacia el desarrollo estratégico del talento humano? ¿Qué acciones puede comenzar a poner en marcha para conectar con esta ventaja competitiva?

Lo primero es que la dirección crea y asuma que la gestión del talento humano debe estar orientada a lograr mayor satisfacción y felicidad en su gente. Sin duda, debe promover y generar el involucramiento de todos los actores organizacionales asegurando con esto que los empleados se desenvuelvan y puedan tomar decisiones en los aspectos del nuevo mundo del conocimiento y de la era digital que los rodea. De esta forma haremos empleados multidisciplinarios y más competitivos y flexibles ante el mundo globalizado. Cambiar la dinámica de gestionar empleados a gestionar con los empleados, son ellos quienes deben ser los protagonistas activos, que desarrollen las acciones competitivas, que no es más que promover y poner en valor las habilidades y destrezas, su creatividad, su talento y el desarrollo de sus competencias.

Trabajar un nuevo modelo de liderazgo basado en el trabajo en equipo y más participativo, hoy las empresas demandan líderes con una nueva visión en la forma de dirigir a sus colaboradores, incluir una nueva dinámica de interacción con sus equipos. Esto pasa por identificar, construir, desarrollar capacidades, crear valores y sentido de pertenencia con todas las actividades que desempeñen, promover que juntos pueden lograr mucho más que de forma individual. Si un líder conoce las necesidades de su equipo, el entorno se transforma; si los empleados satisfacen sus necesidades, se sentirán motivados y encontrarán sentido a lo que hacen, de manera que se conectan con su trabajo, los objetivos aumentan significativa y proporcionalmente a los niveles de compromiso y, por supuesto, el nivel de desempeño se eleva.

Por último, y no menos importante, es base del éxito entender que la clave para apuntalar este cambio es conectar esta estrategia de gestión del talento humano al negocio, desarrollar enlaces entre los objetivos de gestión del talento y los objetivos como empresa. Esto comprende que el departamento o líder de RRHH debe participar y colaborar en la creación de los planes estratégicos; no puede seguir siendo solo un departamento de servicios, administración de nómina, selección y capacitación. Debe ser involucrado en la dinámica del negocio, para poder trasladar esos planes a acciones claras en la gestión de personas.

Tener presente que si el desarrollo del talento es considerado en la organización como una estrategia, puede hacer que los planes de negocios sean una realidad. Si logra replantearse factores claves como valores, comportamientos, cultura y procesos, conservando una actitud de apertura, renovación y aprendizaje continuo, se encaminará hacia un nuevo modelo de negocio más flexible y sostenible en el que los resultados económicos se alcancen gracias a un talento puesto en valor, motivado y comprometido.

El momento es ¡¡¡AHORA!!! ¿Por qué no atreverse a escribir una nueva historia en su empresa?



Deja tus comentarios aquí: