Por qué la gente negativa no soporta a la gente positiva

Por qué la gente negativa no soporta a la gente positiva

Es más fácil ser una persona negativa que positiva, básicamente porque ser positivo es incómodo.

En casi todos los aspectos, la mirada de la gente sobre el mundo actual es negativa, y es esta polaridad la que interpone todo tipo de trabas y problemas. Sin embargo, hay una enorme legión de héroes anónimos que trabajan diariamente en sí mismos y en su entorno para modificar esta pesadumbre, y moverse a un nivel de mayor positividad en todo tipo de ámbitos. Estos son los que marcan la diferencia, y por eso se los combate.

Cuando alguien se deja llevar por la mirada negativa acerca del mundo, automáticamente tiñe su visión sobre las cosas. Entonces, cuando está frente a una persona positiva, optimista y automotivada, quiere derribarla porque no puede soportar el brillo que siente que lo opaca.

Al no poder moverse ni emparejarse con ese estado de mayores emociones positivas internas, prefiere derribar al otro en formas obvias o sutiles. En su estado original se siente protegido, por eso no se anima a explorar exactamente lo opuesto.

• Beneficios aparentes

Aunque la mayoría no es consciente, los seres humanos hacemos todo para obtener un beneficio; incluso las acciones que van en nuestra contra. Se les llama “beneficios aparentes” porque la persona actúa de una forma contraria a sus propios intereses y los de los demás.

Algunos de estos beneficios por los que las personas negativas no soportan a las positivas:

– Victimización: el pesimista encuentra excusas perfectas para seguir en su estado y no cambiar aquello que la persona optimista le refleja. Al sentirse víctima de todo, se queja y se siente con permiso y autoridad para hacerlo, sin ayudar a modificar las cosas.
– No hacerse cargo. Les es más fácil quedarse en su toxicidad que moverse a su desarrollo personal y mejorar.
– Justificar su mediocridad. Se llena de argumentos con excusas para reafirmar su mirada negativa de las personas positivas.
– Permiso para interpretar erróneamente las cosas. La persona negativa no soporta a los positivos, porque estos encuentran nuevas vías y caminos de superación para los problemas, y se mantienen enfocados en hábitos que los conducen a una notable mejora personal y en cualquier área donde se desempeñen.
– Culpa y resentimiento. Estas dos emociones están permanentemente presentes en la persona negativa frente a una positiva, ya que por un lado suele sentir culpa de ajusticiarlo, y a la vez, lo resiente por verlo en busca de su felicidad, bienestar y plenitud. Es más fácil canalizar lo que siente hacia sus emociones negativas, que asumir la responsabilidad personal de cambiar. Es un círculo vicioso que, en ambos casos, se basa en su autoimagen distorsionada.

• 5 ideas para convivir con personas negativas

1. Evita todo tipo de discusiones. Hay un mecanismo inconsciente en personas negativas que son peleadoras y buscan el conflicto. Lo peor que puedes hacer es engancharte en su código. Al eliminar ese estímulo de tu parte, anularás ese tramo de su comportamiento nocivo.
2. Sostén e incrementa tus hábitos positivos. Por más que la persona se esfuerce en llevarte a su terreno tóxico, mantén a raya tus propios pensamientos negativos reforzando todo tu espíritu constructivo y positivo.
3. Deja de lado tu esfuerzo por querer cambiar al otro. Muchas personas quedan ancladas en el proceso de querer que la otra persona cambie de posición. Esto no será factible si el otro no lo ve, y tampoco quiere recibir ayuda. En todo caso, propone caminos alternativos e incluso acompañarlo a una consulta psicológica si lo permite.
4. Busca comprender si estás dispuesto a frustrarte. Especialmente en aquellos casos donde puede haber experiencias del pasado que podrían generar su conducta de negatividad, puede ser conveniente que asumas una posición de comprensión, sin dar lugar a sentir lástima o amparo a la victimización del otro, ya que esto no le ayudará. La sonrisa es un excelente aliado para empatizar y no mimetizarse con el otro.
5. Pon freno a todo tipo de chantaje emocional. Uno de los mecanismos preferidos es echarte la culpa que no tienes sobre su comportamiento negativo. La persona de este tipo (puede ser tu pareja, amigos, familiares, compañeros de trabajo, tu jefe) buscará generar discordia inmediata si te ven positivo y equilibrado emocionalmente, para contagiarte su negatividad. No entres en ese juego de perversión, y evita la simbiosis con la negatividad ajena.

Photo by Pixabay from Pexels



Deja tus comentarios aquí: