¿Por qué le deberías sonreír a los extraños en la calle?

Un buen ejercicio: la próxima vez que vayas caminando por la calle, regálale una sonrisa a una persona desconocida; puede ser a una chica linda, a un vagabundo o alguien totalmente al azar. Puedes variar los términos de la sonrisa, jugar con la comunicación no-verbal (escapar de la red estructuralista)… los matices de lo imprevisto. Los científicos sociales han notado que esto es una forma de diseminar bienestar por el mundo.

Psicólogos de la Universidad de Purdue realizaron un experimento dentro de su campus para medir los efectos de una sonrisa. 239 estudiantes participaron en un estudio en el que se cruzaron, sin saber que estaban siendo examinados, con personas que los recibieron con una sonrisa o los ignoraron notoriamente.

Después de este encuentro, los participantes fueron abordados por otra persona que les pidió que llenaran un sondeo para medir su sentimiento de “conexión social”. Se dividieron los grupos en tres: aquellos que fueron ignorados, aquellos que recibieron una sonrisa desconocida y aquellos que no se encontraron a ningún extraño participante.

Los resultados mostraron que el grupo al que se le sonrió reportó un índice más alto de conexión social o pertenencia; los que fueron ignorados conspicuamente reportaron una disociación mayor; aquellos que no recibieron ningún gesto exhibieron una conexión social intermedia.

La reflexión de los investigadores apunta a que el sentimiento de no-pertenencia y de soledad no sólo es psicológico; estudios muestran una correlación entre la soledad y un sistema inmunológico débil. Teorizan que el cuerpo manifiesta esta vejación como respuesta evolutiva que motiva a buscar la compañía de los demás, herencia de que durante buena parte de nuestra historia, para sobrevivir, era necesario pertenecer a un grupo.

Con tan sólo una sonrisa puedes mejorar el sistema inmunológico de una persona, además de propiciar un círculo virtuoso de situaciones: la coincidencia de tu sonrisa podría detonar un estado emocional positivo que se traduzca, a su vez, en un acto sustancial o transformador. Un ejemplo general, una persona que recibió dicha sonrisa -que es finalmente una señal de aprobación- tiene una mayor probabilidad de, al encontrarse con otra persona, estar en un estado de empatía y confianza el cual le permitiría elevar el estado de ánimo de otra persona, tal vez alguien enfermo. O quizás la confianza le permita acercarse a otra persona e iniciar una relación energéticamente fluida y sanadora.

Fuente: http://pijamasurf.com/2012/05/por-que-le-deberias-de-sonreir-a-los-extranos-en-la-calle/

Comentario de Todos Juntos

¿Por qué le deberías sonreír a los extraños en la calleExisten muchos tipos de factores de estrés que incrementan nuestro riesgo a enfermarnos, pero los factores de estrés que amenazan nuestro estatus social, como el rechazo dirigido, parecen ser particularmente dañinos ya que nuestra naturaleza egoísta se ve afectada. El rechazo provoca sensaciones violentas y reacciones psicológicas que movilizan al cuerpo entero y lo hacen capaz de afectar su inmunidad. Existe sólo un tratamiento: ¡corregir al hombre y a la sociedad!

La felicidad nos hace sonreír, pero ¿sonreír nos hace felices? ¿Incluso si es una sonrisa fingida manteniendo tu boca abierta por medio de palillos? Sonreír no sólo les indica felicidad a los demás, sino que además podría ser una manera de ayudar a hacerles frente a las tensiones de la vida.

Cuando una situación te tiene en una sensación de estrés o de nerviosismo, aun la más forzada de las sonrisas puede disminuir genuinamente tu estrés y hacer que te sientas más feliz. Las buenas relaciones no sólo te alegran, te sanan, te dan una perspectiva diferente del mundo y de la vida. Ellas arreglan todos los problemas a tu alrededor, el mundo de pronto comienza a volverse más terso, y todo está arreglado y organizado. La vida se vuelve más fácil y ligera.



Deja tus comentarios aquí: