Practica la gratitud

Practica la gratitud

Ser agradecido trae muchos beneficios. Es una disposición interior que nos encauza en un riel de bienestar. Ya antes te hemos dicho cómo practicarla. Hoy queremos profundizar en ello porque creemos que practicar la gratitud nos llena de un sentimiento de abundancia, y nos hace ver que no todo es tan difícil como a veces parece.

La gratitud no sirve si la guardamos en nuestros pensamientos. Hay que expresarla, entonces ¿Cómo practicar la gratitud?

  1. Manda una tarjeta de agradecimiento a alguien.
  2. Ingresa en un sistema de voluntariado. No tienes que entrar de lleno de una vez, puede ser una práctica semanal o quincenal.
  3. Si no puedes hacer voluntariado, haz el esfuerzo de hacer alguna donación a alguien que lo necesite, a alguna causa o fundación.
  4. Lleva un diario de agradecimiento.
  5. Recicla lo más que puedas: demostrarás agradecimiento hacia el planeta que nos acoge.
  6. Olvida la modestia: acepta los cumplidos con amor.
  7. No te cortes a la hora de dar crédito a quien lo merece. Hazlo con gracia, que se sientan bien.
  8. Siempre hay algo por lo que celebrar: hazlo.
  9. Comenta con alguien tus ejercicios sobre la gratitud.
  10. Vive el presente: pondrá tus sentidos en alerta y te hará más disponible a reconocer momentos por los que estar agradecido.
  11. ¡Meditar, meditar, meditar!
  12. Agradece por tus comidas: incluso si no quieres atribuirle connotaciones religiosas. Da las gracias, directamente a la comida.
  13. Honra el éxito de los otros, tanto como el tuyo.
  14. Llama a tus padres, interésate por cómo están. Ellos te dieron la vida. Si ya no los tienes, mándales tu agradecimiento de todas formas.
  15. ¿Te dieron un trato excepcional en un restaurante, o en algún otro servicio? Da las gracias… y una buena propina. El dinero no siempre dice muchas cosas buenas, pero esa persona que lo reciba lo sabrá apreciar con mucha alegría.

La lista puede crecer muchísimo, ¿se te ocurren algunas otras formas? ¡Anímate! Palabras del ensayista francés Jean de la Bruyère: “Sólo un exceso es recomendable en el mundo: el exceso de gratitud”.

¡Gracias por leer!



Deja tus comentarios aquí: