Propósitos de Año Nuevo ¡Planifica y lógralos con éxito!

Establecer metas es el primer paso para transformar lo invisible en visible

Anthony Robbins

Ya se acerca el final de otro año y, con él, viene el balance de lo vivido. Tiempos de añoranzas, esperanzas y hacer el balance de las metas cumplidas, pero también de lo que no hicimos. Nos preparamos, un año más, para uno de los rituales más comunes de estas fechas: los propósitos de Año Nuevo.

“¡Este año sí voy a rebajar esas libras de más!”, “¡voy a tener mi relación de pareja!”, “¡voy a hacer ese negocio que tengo en mente!”, “¡voy a dejar de fumar!”… ¿te suena familiar alguna de estas afirmaciones? Pones mucha energía en escribir tus deseos, en manifestarlos al Universo, pero muy pronto abandonas la tarea y dejas de trabajar en eso que (dices) tanto quieres. No lo tomes personal; no eres el único. Las estadísticas dicen que solo un 10% de las personas continúan adelante con sus propósitos de año nuevo. ¿Cómo puede ser esto posible?

Por una parte lo vemos muy difícil: pensamos en el resultado y nos agobiamos por la cantidad de cosas que hay que hacer en el camino. Por otra, olvidamos preguntarnos “¿para qué?”. Al no tener buenas razones aparecen las excusas y los saboteos; todos válidos para demostrar por qué no somos consecuentes con nuestros sueños. ¿Cuál es la clave entonces? ¡La precisión en definir exactamente lo que quieres y para qué lo quieres!

Ahora haz una pausa en la lectura, busca donde anotar y piensa en algo que desees alcanzar en el término de un año… ¿lo tienes? Ahora vamos paso a paso:

  1. Define claramente tu objetivo. Sé específico. Si se trata, por ejemplo,  de bajar de peso (por nombrar el más común) ¿cuántas libras quieres perder?
  2. Pregúntate:
    1. ¿Para qué quiero lograr esto?, ¿cómo me voy a sentir cuando lo consiga? Tómate otros minutos para visualizarte alcanzando esa meta.
    2. ¿Cómo se pueden beneficiar aquellos que me rodean con este logro? Es importante que tomes en cuenta a tu entorno, que tu objetivo sea ecológico. Puede que el impacto sea tan sencillo como que, por ejemplo, te sentirás mejor y, por lo tanto, irradiarás alegría.
    3. ¿Qué pasaría en caso que no lo consigas? ¿Cómo te sentirías contigo? ¿Cómo afectaría a los que quieres?
  3. Haz un plan paso a paso que incluya:
    1. Actividades
    2. Tiempo al día (¡sí, al día!) que dedicarás a cada actividad.
    3. Recursos materiales, personas, cursos, lecturas, etc.
  4. Rodéate de gente que te apoye y con la cual te comprometas. ¡Crea un grupo de apoyo!

Te deseo mucho éxito en lo que emprendas este nuevo año y recuerda: con la decisión que tomes HOY estarás construyendo un nuevo futuro para ti y los tuyos. Decide conscientemente.



Deja tus comentarios aquí: