¿Qué comer en tiempos de crisis?

Cualquiera sea la razón que ocasione la crisis, en momentos difíciles la alimentación suele verse afectada. Una crisis puede ser personal o colectiva.

Puede deberse a un mal momento familiar, laboral, de pareja… o también a una situación país.

Para algunos, las crisis suponen comer menos, incluso no comer nada; para otros, comer de más. Por eso es vital estar atentos, especialmente con las personas más vulnerables: niños, adultos mayores, enfermos y mujeres embarazadas.

Cuando se come menos, la recomendación básica es comer de lo mejor. Ingrid Candela, nutricionista y docente de la Universidad Central de Venezuela, plantea que en estos casos es vital la calidad de lo que se ingiere, porque “si tomamos alimentos de bajo aporte nutritivo, seremos más propensos a enfermarnos”. “La calidad de los alimentos o de la dieta está más relacionada con la aparición de enfermedades crónicas que la cantidad”, refiere.

Su recomendación entonces, es consumir alimentos como “frutas y vegetales que contienen fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes”, además alguna proteína y algún carbohidrato.

Pero ¿qué pasa cuando es difícil mantener una alimentación balanceada aunque sea en poca cantidad? En esos casos la sugerencia de los expertos es recurrir a la alimentación sustituta. Es decir, a la mejor combinación y utilización de los alimentos para obtener el máximo provecho posible.

Por ejemplo: si tiene que elegir una proteína, opte por el huevo que es la más completa y económica. Si no puede consumir carne, combine cereales con granos. Mezcle las harinas con afrecho, avena o vegetales para hacerlas más nutritivas. E incluya fibra tanto como sea posible.

Más recomendaciones para comer en tiempos de crisis

  • Trate de mantener las tres comidas, aunque no sean del mismo volumen.
  • Nunca se salte el desayuno.
  • Varíe la comida. Aunque no tenga acceso a muchos alimentos, trate de no comer siempre lo mismo.
  • Súmese a la moda de los jugos o batidos verdes. Son nutritivos y pueden, en personas saludables, sustituir alguna de las comidas.

En caso de inapetencia

A muchas personas las crisis les generan falta de apetito. En estos casos, la recomendación de la psicóloga clínica, Marisabel Lecuna, es que se mantengan los hábitos y se consuman alimentos “así no se tenga hambre, a fin de evitar problemas estomacales y otros trastornos de la salud”.

Por su parte, la pediatra y nutróloga, Vivian Nuñez, sugiere que las personas que atraviesan por este tipo de situaciones deben tratar de hacer por lo menos una comida balanceada y equilibrada. No es válido comprarse una barra de chocolate y no consumir nada más al día.

Cualquiera sea la crisis que atraviese, vele por la mejor nutrición posible para usted y su familia. Recuerde que a mediano y largo plazo, la mala alimentación se refleja en la salud.



Deja tus comentarios aquí: