Que difícil es decir lo siento

Llevo unos días reflexionando concretamente sobre lo que cuesta a mucha gente pedir perdón. ¿Qué hace que una persona, sabiendo que ha errado en sus acciones, que difícil es decir lo siento…..
Una de las razones que he encontrado es que es un ataque a la propia autoestima. Reconocer que nos hemos equivocado es admitir que hemos hecho algo mal.
En una sociedad donde la competencia y competitividad están a la orden del día, admitir los propios errores puede ser visto como una debilidad ante los demás, pero sobre todo ante uno mismo.
Otra causa que he valorado que puede ser la que haga que la gente no pida perdón aún sabiendo que se ha equivocado es la de no querer dar poder al otro. Cuando uno gana el otro pierde; no valen empates. Y reconocer ante el otro el error puede significar la victoria para él y la derrota para uno mismo.
¿Las relaciones sociales son un juego o una batalla donde sólo se gana o se pierde? Para mí son armonía y negociación, en definitiva, el bienestar de ambas partes.
Y por último, muchas personas jamás han dicho “lo siento” públicamente. Mi duda es si de la piel hacia dentro se han perdonado a sí mismas o viven con todas las culpas y remordimientos de por vida, sin alivio alguno y sin satisfacción por pedir perdón y sentirse perdonados.
Cuánto cuesta a veces pedir perdón cuando hacemos algo mal, el orgullo nos ciega y decir “lo siento” se convierte en una tarea de lo más difícil .
Si te sientes así muchas veces, debes saber que reconocer el error es algo que no sólo beneficia a la otra persona, también a ti mismo.
Hacerlo es síntoma de humildad. No es bueno ser una persona altiva, rencorosa, demostrarás que eres una persona capaz de reconocer tus errores y rectificar, que eres una persona humilde y comprensiva.
Te liberas de una carga increíble. Muchas veces queremos pedir perdón pero no lo hacemos por puro orgullo.
¿Qué sucede? Que ese sentimiento de rencor y culpa se va haciendo más y más grande, tanto que sientes que te oprime y te pesa.
Pidiendo perdón, aunque las disculpas no sean aceptadas por la otra parte, te hará liberarte de una forma que ni siquiera puedes llegar a imaginar.
Si te paras a reflexionar y te das cuenta, ya estás creciendo como persona y mejorando un poquito. Sólo te queda expresar a la otra persona que efectivamente eres consciente de tu comportamiento y estás realmente arrepentido.
No dejes que eso te suceda a ti, aunque te cueste pide disculpas o con el tiempo podrías arrepentirte. Además no olvides que pedir disculpas nos engrandece no nos limitemos y conformemos con pequeñeces humanas…

CON AFECTO
DANIELA MIJARES
04/8/2016



Deja tus comentarios aquí: