Qué es la arrogancia espiritual, y cómo estar atentos

Qué es la arrogancia espiritual, y cómo estar atentos

En el mundo actual hay un tema del que pocas veces se habla: la arrogancia espiritual. Así como hay maestros, sacerdotes, guías espirituales y referentes verdaderamente éticos, sensibles, humildes y entregados a su labor, también hay de los otros. Muchas veces se les llama “gurú”, palabra del sánscrito que significa grande, venerado.

También existen personas sensibles, humildes y entregadas, silenciosas trabajadoras de su alma, que iluminan a los demás a través de su labor.

La visión de este artículo es un poco diferente: habla de las personas comunes metidas en caminos de autoconocimiento, y que parecen comportarse con cierta arrogancia espiritual. Posiblemente conoces personas así.

Tomando en cuenta que seguramente es producto de su propia búsqueda interna, esto no sería un problema, salvo que, en ciertos casos, se erigen como conocedores de verdades ocultas; dan consejos sin que se los pidas; se sienten un poco por encima de los demás mortales, y hasta se silencian misteriosamente, cuando por dentro destilan miradas de cinismo e incongruencia.

Uno de los aspectos más notorios es la falta de concordancia entre su vida real y su camino de búsqueda espiritual. Por ejemplo, hablan de prosperidad y abundancia, y no pueden cubrir sus gastos mínimos; o del desapego, ¡pero cuidado con pedirles algo prestado! Utilizan frases como “lo que sucede, conviene”, pero se estresan en extremo cuando no les salen las cosas como ellos quieren.

Incluso, los hay coléricos: aquellos que muestran su ira y su peor versión cuando alguien se opone a sus ideas y pensamientos.

Otra característica de arrogancia espiritual es que suelen hablar con palabras rebuscadas, un lenguaje críptico que pocos comprenden, como para dar a entender que pertenecen a cierta casta de elegidos con una misión trascendente.

Se les distingue también porque opinan de lo que te pasa sin siquiera pedirte permiso o intentar escucharte. Incluso, utilizan las palabras “terapéutico” y “sanación” dentro de su lenguaje cotidiano.

Todo esto es una consecuencia del ego.

  • Fetichismo espiritual

Como sabemos, hay personas de calidad superlativa que trabajan en el camino espiritual, aunque también hay de las otras, las que muestran una marcada arrogancia espiritual.

Es en estas que aparecen algunos rasgos que pueden servir para estar atentos cuando te encuentres con ellos, para que puedas elegir el nivel de experiencia a compartir, sabiendo que todos somos libres para determinar con quién relacionarnos.

Quizás te interese observar estos aspectos, para que puedas elegir mejor:

  1. Promueven la conexión con el ser auténtico… pero la mayoría de las personas con arrogancia espiritual viven pensando en el afuera: su imagen, el éxito, lo que proyectan, cómo tomar ventaja de cada situación y persona.
  2. Son incongruentes. Lo que piensan, dicen y hacen es totalmente diferente. Esto les resta credibilidad e integridad.
  3. Se enfocan en el rédito económico como fin principal. Conozco una muy popular organización que se presenta como sin fines de lucro, que ha sido cuestionada por eludir impuestos, que ofrece múltiples cursos con la promesa de una mejor calidad de vida (en muchos casos, la experiencia es excelente). El tema es que, en muchos otros casos que conozco, hacen abandono de personas ya que no cuentan con la sensibilidad mínima de contención, acompañamiento y ayuda a sus seguidores… sobre todo si dejan de tomar sus cursos.
  4. Hablan mucho. Padecen de diarrea verbal. El arrogante espiritual tiene un buen dominio de la palabra, no así de sus acciones. Son personas magnéticas: atraen y se les pegan las personas, y utilizan este recurso para manipular. Esto no significa que sean carismáticos (tener luz propia).
  5. En personas con arrogancia espiritual todo debe ser de acuerdo con como ellos lo plantean; no aceptan variaciones. Por eso te juzgarán, harán comentarios acerca de ti, o denostarán cualquier otro tipo de curso, escuela o senda de autoconocimiento que no sea la de ellos.
  6. Son amos del control y se entrometen en la vida privada. Este tipo de personas sabe dónde tocar la fibra íntima; va por los aspectos de debilidad para poder controlar a las personas. Por eso utilizan información personal, incluso sensible, como relaciones, estilos de vida, temas de salud, para su provecho personal.
  7. Se victimizan cuando alguien los ataca. En vez de elevarse, contraatacan y salen con los tapones de punta. Si alguna persona los cuestiona, lo devuelven enredándose en expresiones como “no estás dispuesto a ver”.
  8. Hablan de servicio sin hacerlo. Acaso una de las principales contradicciones del arrogante espiritual es pedir que hagas servicio y te entregues a los demás, sin hacerlo ellos. Sin embargo, suelen dirigir ese pedido de servicio a sus fines: servir a ellos, asistiéndolos, acompañándolos. Juegan con el espíritu de que la cercanía con el gurú obrará milagros en ti.
  9. Se erigen como ejemplo de vida. La mayoría de los arrogantes espirituales han creado cierto relato un poco deformado sobre su existencia, como para enmarcar su labor. Chequea la información, contrástala con tu experiencia, y asume tu libre albedrío y responsabilidad personal.
  10. Utilizan frases con la palabra “milagro”. Los milagros existen; son cotidianos y mágicos como la vida misma. Sin embargo, el arrogante espiritual los utiliza para su provecho. Es común que inventen o exageren anécdotas para reafirmar sus dichos.
  11. Se muestran como sabelotodos. Cuidado con las personas que hablan de todo y de todos. La persona espiritual auténtica puede transmitir con humildad y paciencia lo que ha aprendido —que se basa en su propia experiencia y desde allí lo proyecta—. Haber leído muchos libros, o asistir a seminarios y cursos, no te da el título de maestro espiritual, y mucho menos para intentar dominar a los demás.
  12. Aplican el miedo para mantener congregadas a las personas. Esta herramienta resulta muy efectiva, ya que, por algún motivo u otro, es una emoción de dominación, especialmente en personas en etapas vulnerables o en situaciones complicadas.
  13. Es competitivo y no quiere que nadie le haga sombra. Por último, el arrogante espiritual se coloca en posición de competitividad permanente; su reactividad se acentúa cuando ve que puede perder algo que considera importante (como relaciones estratégicas, dinero, un negocio), y asesta sus peores recursos.


Deja tus comentarios aquí: