¿Qué funciona contra el Bullying?

Día tras día, a escala global, crecen las campañas y estrategias en contra del bullying. Persiguen evitar que niños y adolescentes sigan siendo víctimas del acoso escolar. La necesidad de más y mejores iniciativas para tratar este tipo de violencia se ha vuelto imperiosa, pues crecen los casos conocidos de jóvenes que están atentando contra su vida -o su salud- por este motivo.

Una de estas iniciativas, muy exitosa, ha sido el método KiVa (acrónimo de Kiusaamista Vastaan, que en finés significa “en contra del bullying”).

¿De qué se trata este método?

El método KiVa fue diseñado por escuelas del Reino Unido en el 2009. Desde entonces, según ha difundido la BBC de Londres, se eliminó el acoso en un 80% y se redujo en el otro 20%.

Tanto ha sido el éxito del método que incluso instituciones de América Latina ubicadas en Argentina, Chile, Colombia y Perú, lo están comenzado a utilizar.

Lea también: Alteraciones dentales en edades tempranas, una de las principales causas del bullying escolar

¿Por qué es exitoso?

Posiblemente el mayor factor de éxito de KiVa es que se enfoca en las víctimas, en los acosadores, pero además, en los testigos. Esos que se quedan callados y sufren el acoso de manera pasiva.

Aunque los testigos no son los principales protagonistas del bullying, sí refuerzan el poder del agresor con sus risas o silencio. De ahí la importancia de trabajar con ellos. Para que tomen conciencia sobre su rol en esa situación, y cómo un cambio de su comportamiento puede ser decisivo en el comportamiento de cualquiera de los otros dos roles, el de agresor o el de víctima.

La razón es que se ha comprobado que, cuando el grupo (testigos) deja de apoyar al acosador, éste cesa en su ataque.

Lea también: Bullying: Cómo enfrentar las humillaciones

 Ahora bien, la técnica de KiVa supone un protocolo especial que evita que los involucrados se enfrenten entre ellos.

Otra clave

Otro aspecto importante que ha hecho de esta una iniciativa exitosa es que abarca la prevención. KiVa propone realizar actividades y clases dos veces por mes, para hablar sobre conceptos generales.

La idea es, mediante estos espacios, enseñar a los niños a diferenciar entre un conflicto entre pares (y cómo puede afrontarse) y un conflicto que suponga una situación de bullying.

Lea también: Audio. Bullying y drogas

La familia es vital  

Aunque KiVa se trabaja en las escuelas, los especialistas resaltan que es fundamental que los padres participen. Usualmente la familia espera que se resuelva en la escuela porque es un problema que ocurre ahí, mientras que la escuela espera que se solucione en la casa o con la familia.

Este método ha comprobado también, que cuando los padres se involucran los resultados son mejores.

La recomendación, en definitiva, es a estar atentos siempre de los comportamientos en niños y adolescentes, para buscar pronta solución a un problema que puede ocasionar mucho daño emocional, e incluso, físico.



Deja tus comentarios aquí: