¿Qué hacer con el distrés?

En un artículo anterior había comentado que existen dos tipos de estrés. El estrés positivo o eustrés que te permite cumplir proyectos o metas, es como la energía que te mueve hacia la consecución de logros. Por otro lado, el distrés, refiriéndose a la respuesta inadecuada del organismo ante una demanda determinada.

Son muchos los desequilibrios que nos puede causar un distrés crónico. Podemos nombrar varias: aumento de las hormonas adrenales (adrenalina, noradrenalina, cortisol), aumento de los radicales libres, aumento del colesterol, disminución de la efectividad del sistema inmunológico, aumento del azúcar en sangre que puede condicionar diabetes, disminución de la captación de minerales en el tejido óseo, entre otros.

Ahora bien, ¿qué podemos hacer para contrarrestar todos estos efectos perjudiciales del distrés?

El doctor en medicina y coronel de la fuerza armada de los Estados Unidos Keneth Cooper, especialista en salud y estilo de vida, propone herramientas para disminuir el efecto de todas aquellas situaciones que nos causan estrés.

  • Ajustar nuestra mente. No debemos responder a una agresión con una agresión. Cuando alguna situación nos causa estrés, nuestra respuesta debe ser pacifica, meditada. Respirar en forma pausada y pensar en soluciones posibles.
  • Tener un buen hábito de descanso. Cuando no dormimos bien se incrementan los efectos dañinos del estrés. Si tenemos insomnio podemos estimular el sueño escuchando música suave antes de acostarse, una ducha de agua caliente, un paseo antes de acostarse,  meditar.
  • Hacer ejercicio. Los aeróbicos estimulan la liberación de endorfinas que nos hacen sentir más tranquilos y disminuyen la frecuencia cardiaca. Los de flexibilidad y relajación ayudan a contrarrestar el aumento del tono de los músculos causado por el estrés.
  • Entrena tu mente. Relájate, es lo mejor que puedes hacer para controlar un exceso de emociones. Utiliza para ello al menos un par de minutos en un sitio agradable, tranquilo, con poca luz y sin distractores. Haz consciente tu respiración. Serás más eficiente.
  • Aprender a identificar todo aquello que no podemos controlar, que nos causa estrés negativo, y liberarnos de eso. Hay que evitar controlar demasiadas cosas. Recuerda que el triunfo individual se basa en la confianza de otros. La sensación de poder, control y eficiencia que obtenemos al hacer multitareas no es tal. El cerebro humano no está diseñado para funcionar de esta manera.

Creo que no es difícil hacer estos pequeños cambios en tu vida, es cuestión de tiempo y entrenamiento. Lo que si puedes lograr con ello son los grandes beneficios en tu salud.



Deja tus comentarios aquí: