¿Qué hacer cuando ella es un desastre con el dinero?

Supongamos que estás en una relación con una mujer atractiva, inteligente y adorable, que te resulta una compañía especial. Es muy posible que todas estas condiciones estén en tu lista de requisitos para pasar a un próximo nivel en la relación, pero te frena un solo detallito: ella es un desastre con SU dinero…. y seguramente vaya a serlo con el tuyo si no actúas a tiempo!

Realmente, en el mundo existen millones de personas, de todos los sexos, edades, condiciones sociales y religiones, que son desastrosos con sus finanzas. Es un mal que existe tanto en los barrios más pobres como en las millonarias celebridades de Hollywood. No existe relación entre el coeficiente intelectual y el coeficiente financiero en una persona.

En este caso, si las demás variables para pasar la relación a algo más formal tiene más peso que su desorden financiero, mi recomendación es que, antes de que sea muy tarde, te pongas los pantalones y tomes sutilmente el control de su debilidad, siguiendo estos pasos:

1. Recabar información acerca de su condición financiera actual: Si no te sientes con la comodidad de hablar acerca del tema abiertamente, a menos debes ir conociendo su situación financiera (gastos mensuales, deudas de tarjetas de crédito, inversiones para su retiro o ahorros para emergencias). Poco a poco sabrás con exactitud dónde te estás metiendo, y hasta dónde decides llevar la relación, en caso de que la variable financiera sea muy importante para ti al momento de legalizar o formalizarla.

2. Sugerencias Sutiles:  Si estás seguro que tu fortaleza es el manejo del dinero, lo más inteligente que puedes hacer es comentarle acerca de los libros que has leído, proporcionarle tips, compartir lo que has aprendido o experiencias favorecedoras que has obtenido a partir del uso adecuado del dinero. Eso irá generando de su parte una confianza para compartir contigo sus dudas financieras, e incluso te otorgue permiso de controlar eso que ella no sabe hacer. Si a esto le añades la posibilidad de reforzar cualquier otra área en lo que ella sea muy buena dejándole cosas tuyas, estarás entonces en una excelente posición y esto reforzará los lazos que te une a ella.

3. Más ejemplos y menos opiniones: Aún en el punto 2 ella puede sentirse invadida si no sabes persuadirla correctamente. En este caso te recomiendo que más que dar juicios u opiniones abstractas de lo que debe o no hacer, le escribas con números exactos cuánto se puede ahorrar en una decisión financiera correcta, o cuánto le puede costar si se va por la vía incorrecta. En el mundo de las finanzas, los números hablan por sí mismos.

4. Más que un poder, es una responsabilidad: Ahora que ya ella te dio permiso para gestionar su desastrosa vida financiera, asúmelo con responsabilidad. Conviértete en su asistente financiero y no en el verdugo de su bolsillo. Muéstrale cuántos errores financieros está tomando, cuánto se está gastando demás en cosas que no le agregan valor, o cuánto está dejando de ahorrar por utilizarlo en compras emocionales.

Si bien es cierto que el amor es un ingrediente fundamental para constituir una pareja madura y estable, el componente financiero debe tomarse en cuenta. Y la razón es sencilla: cuando el amor sale por la ventana, el dinero se convierte en el principal tema de discusión en una pareja a punto de divorciarse.

Si este no es tu caso pero te pareció interesante el artículo, igual compártelo en tus redes sociales, pues seguro hay alguien buscando orientación sobre este tema.

 



Deja tus comentarios aquí: