¿Qué hacer cuando se moja mi Smartphone?

Hemos extendido el concepto de movilidad de nuestros teléfonos inteligentes al extremo que los llevamos, literalmente, a todos lados. Seguro que lo has tenido encima a la orilla de la playa, o de alguna piscina, en medio de la mesa donde todos tienen sus bebidas, ¡Incluso está contigo cuando vas al baño! ¿Te suena alguna de estas situaciones conocidas? Sabemos que sí, todos lo hemos hecho.

Cuando nuestro Smartphone tiene un encuentro cercano con el agua o algún otro líquido parece que vemos nuestro mundo terminar. ¡No es para menos! Allí tenemos contactos, correos electrónicos, redes sociales, fotografías, y un montón de archivos y aplicaciones que de cierta manera “nos mantienen conectados con el mundo”. Desde nuestro celular hablamos con nuestros amigos, atendemos cosas del trabajo, jugamos, revisamos los productos que incluiremos en nuestra próxima compra, tenemos todo el Internet a nuestra disposición para aprender más sobre determinado tema de nuestro interés. ¡Un mundo de posibilidades! Y ahora estamos asustados ante el temor de perderlo.

Si tu teléfono se decidió dar un chapuzón o por accidente derramaste líquido encima, no entres en pánico. Hoy te compartiremos algunos consejos para que puedas, al menos, intentar salvarlo.

Aunque parezca obvio, el primer paso que debes hacer es sacarlo del agua o eliminar el líquido que lo ha mojado. Es importante que puedas colocarlo en una superficie limpia y seca para que elimine el exceso de humedad antes de comenzar a hacer cualquier cosa para secarlo de manera eficiente. Una recomendación de oro: lo mejor colocarlo de forma vertical ya que hará escurrir mejor el agua; procura que mantenga esta posición.

Tu primer impulso luego de “salvarlo”, seguramente será encenderlo para verificar si has perdido información o siquiera para ver si aún funciona. ¡No lo hagas! Intentar reiniciarlo inmediatamente puede ocasionar más daño a tu celular. Aún con mínimas cantidades de agua en su interior, los circuitos electrónicos podrían no soportarlo y sentenciar tu teléfono que, quizás, aún tenía una nueva oportunidad.

De igual forma, debes quitar la batería y tu tarjeta SIM, y seca ambos con un paño limpio. Luego procede a agitar tu celular para intentar escurrir la mayor cantidad posible de líquido que pudiera estar alojado en la estructura interna del dispositivo.

Ahora que ya has cumplido estos pasos, te contamos que hay unas tres maneras, bastante efectivas de completar el secado de tu teléfono móvil:

  • Una de ellas es colocarlo dentro de una vasija llena de arroz, dejarlo por unas cuentas horas adentro y que, preferiblemente, reciba un poco de la luz solar. El arroz tiene unas partículas higroscópicas, es decir, que tienen la capacidad de absorber la humedad.
  • Puedes colocarlo en algún lugar al sol. Eso sí, cuidando que no le dé directamente y teniendo cuidado de que no se sobrecaliente y nos pueda ocasionar graves daños a la pantalla.
  • Cuscús, sobres con gel de sílice (esos mismos que vienen con zapatos, ropa y otros productos) y arena de mascotas son algunas de las alternativas que puedes probar para poner a secar tu celular.

Aunque la mejor recomendación es, sin dudas, que mantengas cualquier dispositivo electrónico alejado de ambientes húmedos, o con riesgo de derrame.

¿Conoces algún otro truco para secar tu teléfono? Comenta y compártelo con nuestra comunidad.



Deja tus comentarios aquí: