¿Qué regalar esta Navidad?

Se acerca el día de Navidad y con él nuestro acostumbrado ritual de dar regalos. Ante las limitaciones financieras ¿qué opciones tenemos?

Escribo este artículo desde Venezuela, donde atravesamos uno de los mayores desafíos económicos de nuestra historia. Sé que también en muchos de los países donde se lee Inspirulina hay una situación, gracias a Dios no tan grave pero similar. Entonces, ¿cómo hacemos para continuar con nuestras tradiciones de regalar si nuestro presupuesto es limitado?

Soy una persona optimista y ante cada desafío siempre intento encontrar otra lectura, otra forma de abordar lo que ocurre y definitivamente siempre creo que cada desafío es una oportunidad para aprender algo y crecer. Entonces, ¿cómo aplicar esto en esta situación?

Esta celebración se trata de dar amor y, en efecto, un regalo es una representación de ese amor, pero no es la única, así que esta es una oportunidad de ser creativo para encontrar nuevas formas de expresión de ese afecto.

Desde hace años hice un acuerdo conmigo de no comprar nada apurada o estresada, nada que se refiera a cumplir. Prefiero decir que habrá una compensación en el futuro y no hacer algo por hacerlo. Claro, esto no se aplica a los niños, pues ellos tienen unas expectativas y hay toda una ilusión asociada a la llegada del Niño Jesús que hay que atender tanto como sea posible. En los otros casos, para mí, uno de los regalos más preciados es la presencia, el compartir, y no algo material, sino el tiempo, una buena charla. Entonces, esta es una forma de dar presentes que ahora para mí tiene más valor. El año pasado regalé a toda mi familia un fin de semana en un lugar hermoso en la Colonia Tovar. Fue un tiempo maravilloso de jugar, cantar, ver las estrellas juntos conversando y riendo. Este año mi presupuesto no me lo permite, pero sí puedo igual compartir con ellos y encontrar un espacio para el juego y las risas.

Otra forma es una comida, a veces un almuerzo, sencillo o elegante dependiendo del presupuesto e incluso prepararla (aunque ese sí que no es mi fuerte, je, je): una torta, el tradicional pan de jamón, etc. Por otra parte, hay personas muy hábiles con las manos, es decir, pueden hacer manualidades, tarjetas, portarretratos, etc. Las posibilidades son infinitas si es que aún crees que algo material es lo que realmente quieres regalar.

Finalmente, creo que si asocias tu valía a tu disponibilidad financiera o a los buenos regalos que quieres dar, estarás en problemas. Creo que es mucho mejor sentir en tu corazón que lo mejor que tienes para dar es tu amor y eso, como la famosa propaganda de Master Card, no tiene precio.

Tips para esta situación en Navidad (esta información me llegó en una imagen y me parece muy adecuada para lo que escribí. No sé la autoría):

1.- En lugar de comprar presentes, estar presente.

2.- En lugar de envolver presentes, envolver a alguien con un cálido abrazo.

3.- En lugar de ver las luces de Navidad, ser la luz de Navidad.

Dios te acompañe y guíe para que disfrutes del verdadero espíritu de estas fiestas. ¡Feliz Navidad!



Deja tus comentarios aquí: