¿Qué sabes sobre el Ictus?

¿Qué sabes sobre el Ictus?

Recientemente, en Europa, la ExpoIctus mostró cómo la realidad virtual y las nuevas tecnologías ayudan en la rehabilitación de los pacientes que sufren un Ictus o ACV. Guantes de realidad virtual, tapetes musicales para bailar sobre ellos, juegos online, ropa inteligente y aparatos ortopédicos que interactúan con computadores son solo algunas de las nuevas tecnologías presentadas. 

La idea que mueve a cuantos allí expusieron sus creaciones ha sido ofrecer una posibilidad sostenible y económica que permita a los pacientes con enfermedad  cerebrovascular hacer su rehabilitación desde la comodidad de su  hogar y en el momento que les sea más conveniente.

Sin embargo, la prevención debe cobrar cada vez más importancia, ya que según las estadísticas de la World Stroke Foundation (WSF), el ictus es la segunda causa de muerte en el mundo, afecta a 17 millones de personas cada año (de las que mueren seis millones y medio) y es la primera causa médica de discapacidad en el mundo occidental, donde el 45% de los afectados tienen secuelas que condicionan su calidad de vida.

El ictus es un conjunto de enfermedades que afectan los vasos sanguíneos que suministran la sangre al cerebro. A este grupo de patologías se les conoce popularmente como embolias y ACV. Básicamente se trata de un infarto cerebral.

El Obervatorio del Ictus señala que sólo un tercio de los pacientes se recupera totalmente, otro tercio queda con secuelas y otro tercio fallece. Además, el 25% de las personas que padecen un ictus mueren durante los 30 días siguientes.

Aunque es incapacitante y mortal, el Ictus también es tratable y prevenible, para lo cual es vital poner especial atención en los hábitos de vida. Siendo una enfermedad que ataca preferentemente a los adultos mayores, cada vez hay más casos en adultos jóvenes debido a un estilo de vida poco saludable.

Una de las formas menos considerada para la prevención del Ictus es la detección precoz, pues aunque no puede evitar que ocurra, puede evitar la mortalidad e incluso las secuelas graves, máxime si se considera que el tratamiento actual para los infartos cerebrales sólo funciona durante las primeras tres horas desde la aparición de los primeros síntomas.

Tener la capacidad de reconocer los primeros signos y procurar el tratamiento adecuado lo antes posible, supone una gran diferencia. Estas son las seis señales de alarma que debemos tener en cuenta:

  1. Pérdida de fuerza en la cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo, de inicio brusco.
  2. Trastornos de la sensibilidad, sensación de hormigueo en la cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo, de inicio brusco.
  3. Pérdida súbita de la visión parcial o total, en uno o ambos ojos.
  4. Alteración repentina del habla, dificultad para expresarse, lenguaje que cuesta articular y ser entendido por quien lo escucha.
  5. Dolor de cabeza de inicio súbito, de intensidad inhabitual y sin causa aparente.
  6. Sensación de vértigo intenso, inestabilidad, desequilibrio o caídas bruscas inexplicables, cuando se acompañan de cualquiera de los síntomas descritos con anterioridad.

También para prevenir el ictus es importante conocer los factores principales de riesgo. Algunos como la edad, la raza, el sexo y los antecedentes familiares no se pueden modificar. Sin embargo, el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol, el consumo de drogas, la hipertensión arterial, tener niveles de colesterol elevados en sangre, la diabetes, la obesidad, la vida sedentaria, las dietas ricas en sal y en grasas, así como las enfermedades del corazón, sí se pueden controlar.

Otras medidas que puede tomar, sugeridas por la Sociedad Española de Neurología, son:

  1. Llevar una dieta rica y saludable.
  2. Realizar ejercicio de forma habitual y moderada.
  3. No fumar.
  4. Moderar el consumo de alcohol.
  5. Llevar un control de la tensión arterial de forma regular.


Deja tus comentarios aquí: