Qué sabes sobre el liderazgo

Podemos comenzar destacando que existen cinco diferentes tipos de líderes. En una empresa u organización la figura del líder va más allá de dar órdenes, el liderazgo consiste en que se cumplan los objetivos de la empresa.

  1. El líder natural: es aquella persona que por su carácter lidera al resto aunque no sea reconocido formalmente. Esta persona intenta satisfacer las necesidades del grupo y toma decisiones consensuadas con el equipo.
  2. Líder autocrático: tiene siempre la última palabra y lidera con mano de hierro. Da instrucciones precisas de cómo hacer las cosas y tiene el poder absoluto en la toma de decisiones.
  3. Líder coach o motivador: invita a los miembros de su equipo a que participen en la toma de decisiones, fomenta la creación en un espíritu de equipo y potencia las cualidades de cada de uno de sus trabajadores.
  4. Líder laissez faire: es el que deja hacer libremente a los miembros de su equipo. No ejerce control ni motiva a su equipo, se limita a definir el objetivo, pero no cómo cumplirlo, delega todas las tareas.
  5. Líder transformacional: es considerado el mejor líder, ya que acumula las mejores características de todos los tipos de líderes anteriores.

Esto quiere decir que el líder trasformacional cumple con los objetivos marcados de manera efectiva y además propone nuevas iniciativas de mejora. Este tipo de líder por lo general antepone los beneficios de su equipo sobre los suyos.

Un líder positivo domina su tarea y confía en sí mismo ya que conoce sus talentos y limitaciones. De igual manera, es una persona empática que genera conexión con los miembros de su equipo, atendiendo sus necesidades y ofreciendo soluciones reales.

Otras características que definen el buen liderazgo son la responsabilidad, la retroalimentación y la calma.

No se puede llevar a cabo el liderazgo de un equipo si no somos capaces de asumir las consecuencias positivas o negativas de alguna situación. Tampoco si nos cuesta delegar responsabilidades, generar confianza y empoderar a los empleados.

El liderazgo hay que emplearlo como una herramienta para escuchar, comunicar, desarrollar la confianza en los miembros del equipo y enfrentar situaciones de crisis con calma.

Cuando una persona está preparada, es entusiasta y auténtica, puede destacarse como un excelente líder. Lo importante es estar abierto a nuevas ideas y enfoques, ser flexible ante el cambio de opiniones, comunicar expectativas de forma clara y ayudar a otros a convertirse en líderes.



Deja tus comentarios aquí: