¡Qué semana tan larga!

Esa exclamación la oímos a menudo, pero no es sino una apreciación sobre lo fácil o difícil que nos ha sido la semana, no su verdadero largo, que como todos sabemos es de siete días. Pero… ¿porqué siete días? Si revisamos otras divisiones del tiempo, encontramos que la mayoría tiene una explicación física subyacente. El año es el tiempo que tarda la Tierra en dar una vuelta alrededor del Sol. El día es lo que se echa la Tierra en dar una vuelta sobre sí misma. El mes, corresponde mas o menos al ciclo lunar, que es de 28 días y unas horas. ¿Y qué es una semana? Siete días. No hay nada que dure siete días ¿y entonces, de dónde sale esa duración?

calendario-2009Lo mas probable es que venga de las visitas al mercado, las compras regulares de comida y otros bienes perecederos. A ver, los agricultores no pueden llevar sus productos al mercado todos los días pues tienen que trabajar, igualmente los compradores tampoco van al mercado todos los días (a menos que haya circunstancias especiales), sino cada cierto tiempo. Por otra parte comprar una vez al mes sería muy alejado, la comida se daña. Por lo tanto, se establece naturalmente un período intermedio para hacer mercado ¿Qué tal cada siete días?

Obviamente eso no se sería un estándar sino que cada región tendría sus propias características. La de siete días viene de muy antiguo, de los Babilonios, por allí como 3.000 años AC. De allí probablemente se lo trajeron los Judíos, que de paso, establecieron la obligación sagrada de celebrar una vez cada siete día un día santo, el Sabath. Ese día no se debía trabajar.

Los Romanos tenían una semana que constaba de ocho días y venía desde el siglo VI A.C. Durante muchos años convivieron las dos «semanas» en el Imperio (¿se imaginan el lío?) hasta que con la adopción del cristianismo en el siglo IV D.C. se oficializó la de 7 días.

Los habitantes de la Isla de Java, en Indonesia, así como los Coreanos tienen una semana de sólo cinco días, que utilizan todavía hoy en día en las regiones rurales.

La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, en su fracasado experimento comunista, adoptó una semana de cinco días en Revolution_kalendar1929. Así pues, el año tenía 72 semanas de 5 días a las que se le añadían 5 días extras feriados especiales, para llegar al año de 365 días. El experimento no funcionó y en 1931 lo cambiaron por una semana de seis días que se utilizó hasta 1940, cuando finalmente decidieron regresar al sistema de siete días.

Otras Revoluciones también cambiaron al sistema de siete días, como por ejemplo la Revolución Francesa, que desde 1789 hasta 1803 utilizó una semana de diez días.

Los Aztecas y los Mayas tenían semanas de trece días, en un complicado calendario que incluía 5 días sin nombre.

Como dijimos antes, la religión aprovechó la semana para establecer una día de de observación religiosa, día en el además no se debía trabajar. Los Judíos tomaron el que después llevó el nombre de sábado como día sagrado, los cristianos el domingo como día del Señor (Domine) y los Musulmanes, que llegaron un poco más tarde, se tomaron el viernes.

Una cosa interesante es que no hay un acuerdo unánime de cual es el primer día de la semana. La tradición cristiana sostiene que el Domingo es el primer día de la semana y por lo tantodias de la semana el lunes es el segundo, el martes tercero, etc. Eso es aún más claro en Portugués que el lunes es llamado Segunda Feira, el miércoles Tercera Feira, etc. Sin embargo, la Organización Internacional de Normalización, en la norma ISO 8601, estableció que el primer día de la semana es el lunes, tal como muchos acostumbramos a decir (ven a comienzos de la semana nunca significa que vengas el domingo).

En lo que respecta a los nombres de los días de la semana, los que hablamos castellano seguimos rigiéndonos por los nombres latinos que venían de los astros y/o de las deidades romanas. Así pues, el nombre lunes proviene de la Luna; el martes viene del planeta Marte o del Dios romano de la guerra; el miércoles es un poco menos evidente, pero proviene de Mercurio; el jueves se deriva del planeta Júpiter; el viernes de Venus y por último el sábado que proviene del nombre judío Shabat, que a su vez significa “descanso”.

Con esto quiero despedirme, mis queridos lectores, esperando que la semana no les sea ni corte ni larga, sino simplemente agradable.



Deja tus comentarios aquí: