¿Qué tal tu actitud?

¿Qué tal tu actitud?

Estoy convencida que la actitud o predisposición a comportarnos ante las situaciones, es clave en el cómo andamos como nos sentimos y que logramos en la vida. Hoy en mi artículo compartiré experiencias personales. Actitud y voluntad.

En estos días un colega interpretó mis palabras a su gusto e hizo una interpretación bastante particular de lo que conversé por espacios.

El objetivo del tema no es aclararle a él, sino contribuir a dejar claro del por qué si bien en terapia debemos conectar con el pensar y sentir de los pacientes, no menos cierto es que nuestra misión es acompañarlo a salir del malestar al bienestar. No es una fórmula simplista sino positiva de manejar la terapia y sin largos periodos. Contamos con los recursos y somos más poderosos de lo que imaginamos porque si bien el entorno no es el más favorable no menos cierto es que la capacidad de decidir cómo afrontar y manejar las cosas que nadie puede arrebatarte y desde allí la actitud influirá en las decisiones que tomes y por ende en los resultados que obtengas.

Comienzo con una vivencia en época del paro petrolero donde de pronto no puedo seguir trabajando donde lo hacía por cierre lo que me generó alta angustia, rabia, tristeza, donde sin querer entré en una onda de víctima de las circunstancias y desde allí no solo no vi salida sino que me cerré completamente.

Este período duró 7 meses de mucha depresión hasta que un día una vecina que se acercó a conversar conmigo me hizo una pregunta poderosa:

¿Cómo es que tú que ayudas a tantas personas en este momento no puedes ayudarte a ti? ¡Fue un antes y un después! En cuanto se fue entré a mi baño, lo primero que hice fue pedirle perdón a Dios porque desde la rabia hasta con él me peleé, luego decidí decir ¡Basta! Se acabó y en ese preciso instante me llené de fuerza, fe y seguridad con un alto nivel de Actitud Positiva ¿El resultado? En semana y media estaba yo trabajando en un hermoso proyecto.

Podemos victimizarnos y eso está bien, un rato, vivir la tristeza o las emociones que estén presentes en ese momento pero con un norte claro ¡Salir! Y si que es una decisión que además nos lleva a comprender que somos más que las circunstancias, que contamos con recursos para lograr cosas, recursos que solo se activan cuando decidimos caminar por la vida con mejor actitud.

¿Podemos estar con buena actitud siempre?

Suena utópico, hay días de días, y en algunos de ellos esa buena actitud se va por distintas razones, eventos estresantes, esa persona que se acercó de forma desagradable, esa respuesta que no llegó. Nos damos permiso (es sano hacerlo) para llorar, reír, molestarnos, entendernos y aprender a canalizar esas emociones con actitud cargada de certeza que vamos a resolver y el tiempo que tome depende de cada uno de nosotros.

En mi historia fueron 7 meses, mi invitación es que no te demores tanto porque el sufrimiento y la pena no son los mejores consejeros si se instalan en forma fija.

¡Y aprender! Siempre aprender. Cuando anunciaron la pandemia el 13 de marzo de 2020 volvía  a asustarme mucho, me permití hasta llorar pero esta vez no pasaría lo mismo, lo manejaría diferente y así lo hice.

Uno de mis enfoques fue concentrarme en probables oportunidades más que dejar que la angustia me dominara y desde allí me diversifique, estuve abierta y atenta a las señales y se presentaron opciones excelentes, esta vez desde la tormenta salí fortalecida gracias al aprendizaje del impacto de la actitud en los resultados, y es que podemos aprender a modificar pensamientos derrotistas, con esfuerzo probablemente porque muchos de ellos llevan tiempo en la mente.

La clave es que las caídas sean solo eso y no razones de abandono como una dieta que se comienza y se falla lo que lleva a diferirla a otro momento. ¿Nos equivocamos? ¡Pues sí! ¡Pasa! Y no pasa nada, mantenemos el esfuerzo y el norte porque los beneficios que vamos a obtener merecen ese esfuerzo.

Piensa en ejemplos con estas actitudes y resultados en el trabajo, en tus relaciones, en tu forma de enfrentar los problemas, en el cómo asumes responsabilidades, etc.

ACTITUDES QUE IMPULSAN ACTITUDES QUE FRENAN
Positiva Negativa
Protagonista, en control Actor secundario, depende del entorno
Resiliencia Derrota
Asertiva Agresiva/Pasiva
Buen humor Amargura
Confianza Desconfianza
Fe Duda

Deseo que tomes las mejores decisiones y aprendas de las erradas también, de eso se trata el viaje de la vida, agradecer la oportunidad y esforzarnos por hacer de esto la mejor experiencia.

Imagen de silviarita en Pixabay 



Deja tus comentarios aquí: