¿Qué tan buen amigo eres?

Venimos solos al mundo, y del mundo nos iremos solos. Pero en el camino hay muchas personas que pueden hacer de nuestra estadía en esta tierra un rato más placentero. Sin embargo, a veces se presentan ocasiones en las que aquellos que consideramos amigos terminan demostrándonos lo contrario. Y hasta puede pasar en varias ocasiones.

Si se le pregunta a un matrimonio estable y exitoso por el secreto de su relación, dirán que es la amistad, entre otras cosas. Y si se le pregunta a una persona soltera cómo encontrar la felicidad, te hablarán también de los amigos.

Hay personas a quienes, sin embargo, se les dificulta reconocer cuándo aparece un potencial nuevo amigo en su mapa. Es por eso que nos aventuraremos a darte algunas pistas para reconocerlo:

  • Un buen amigo escucha con atención, estando presente. Está para ti incondicionalmente, sin chequear su teléfono a cada momento, escuchándote con el corazón abierto. Te preguntará cosas que te harán saber que sí te estaba escuchando.
  • Los secretos. Un gran amigo sabrá guardar tus secretos. ¿Cómo saberlo? Sencillo: si te cuenta cosas de terceros muy a menudo, es fácil inferir que probablemente compartirá con ellos la información que le confíes.
  • Te apoya en tus éxitos. Uno puede llegar a identificar que el amigo se alegra genuinamente por tus logros, y no siente envidia, queriendo escuchar cada detalle de tu “hazaña”.
  • Hace tiempo para conectarse. Si lo necesitas, estará ahí para ti, cuando sea y como sea. Y si de verdad no puede, te lo hará saber, proponiendo alguna manera honesta de compensar.
  • La envidia existe. Y una máxima expresión de honestidad es ser capaz de admitirla frente a ti. Es en esos momentos en que las amistades se fortalecen y crecen, juntos, ayudándose.
  • La honestidad duele. Muchas veces te dirán algo que no te gusta, precisamente porque no puedes verlo, o admitirlo. Eso sí: un buen amigo hará estos comentarios con tacto y amor.

Estas cualidades son muy importantes en una buena amistad. Si la cosa no va bien, si no se te hace posible reconocer estas cualidades en tus amistades actuales, pues habrá que dejarlas. Si ponen historias de tu pasado en tu contra, si te llegan comentarios de terceros sobre ese amigo hablando sobre ti, si no te sientes a tus anchas, debes saber que es una amistad que resulta tóxica para tus emociones, y sobre todo saber que siempre habrá alguien nuevo por entrar en tu camino a acompañarte.



Deja tus comentarios aquí: