¿Qué tan tolerante eres?

En estos tiempos cada vez más agitados es urgente hacer un llamado a la reconciliación y la paz. Eso se propuso la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1996 cuando decidieron decretar cada 16 de noviembre como el Día Internacional para la Tolerancia.

Así las cosas, creemos importante establecer el ejercicio de la tolerancia como una práctica personal e íntima, tal y como asumimos una práctica de yoga o meditación. Debe partir de cada uno de nosotros.

Dice la Real Academia Española sobre la tolerancia: “2.- Respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias”.

Pensando en la definición: ¿cómo reaccionas tú ante una creencia, idea o práctica de otro que se opone a las tuyas? ¿Qué tan rápido descalificas a otro cuando no piensa como tú?

¿Practicas la empatía realmente? De la RAE de nuevo: “2.-Capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos”.

Muchas veces no tenemos ni tiempo de ordenar la propia casa: olvidamos alimentarnos bien, ignoramos algunos alertas que nos lanza el cuerpo, posponemos proyectos… Siendo así, ¿qué beneficios podría traernos ponernos “en los pies” del otro?

Si no nos acercamos al otro, no podremos reconocernos a nosotros mismos. Acercarnos empáticamente. En el otro nos vemos, nos confrontamos, nos descubrimos. Por ello es muy importante dejar la puerta abierta a lo que puedan ofrecernos.

¿Qué puedes hacer tú? Puedes aprender a tolerar: al ver en la calle a una pareja del mismo sexo besándose, a una persona transgénero, a alguien con creencias religiosas distintas, escuchar argumentos a favor o en contra del aborto, etc.; ¿cómo reaccionarías?

El amor siempre nos salva. En cualquiera de los casos anteriores, imagina a esa persona “opuesta” a ti en los zapatos, si no propios, de alguien a quien amas profundamente: ¿dejarías de amarlo por pensar distinto a ti?

Este post, como verás, no busca darte respuestas, sino todo lo contrario: pregúntate qué tanto puedes hacer para promover la paz, la reconciliación, el amor entre las personas que te rodean. Te lo aseguramos: ganarás tú, y ganarán los otros que también son parte de ti.



Deja tus comentarios aquí: