¿Qué tanto te afecta el estrés físicamente? ¡Lo que dicen los expertos!

¿Qué tanto te afecta el estrés físicamente? ¡Lo que dicen los expertos!

Uno de los males contemporáneos más recurrentes es el estrés. Cada vez estamos más expuestos a la fatiga diaria y a descuidar nuestra salud por la presión de tantos deberes, pero realmente te has preguntado ¿qué tanto te afecta el estrés físicamente? Si no lo sabes, sigue leyendo y lo descubrirás.

Estamos tan habituados al día a día lleno de caos que nos hemos acostumbrado a llevar el estrés a cuestas, pero rara vez nos preocupamos por las repercusiones de este en nuestra salud.

Afecta la calidad del sueño

Cuando el estrés ocupa la mayoría de tu tiempo durante el día, también te llevas esas preocupaciones a la cama, lo cual hace que escasee el sueño reparador. También, terminas teniendo malos sueños, con insomnio o despertándote en medio de la noche a causa de la intranquilidad.

Lo ideal para corregir un poco estas repercusiones en tu dormir es optar por una buena higiene del sueño, la cual incluye buenos hábitos, pensamientos de amor, meditación y manejar el estrés.

Dolores y contracturas musculares

El estrés, a veces, puede afectarnos tanto que se hace notorio en nuestro sistema muscular causando espasmos, rigidez y dolor. Aunque no siempre lo asociamos con la tensión de un día lleno de preocupaciones e intranquilidad, es muy probable que esas contracturas sean el resultado de no prestarle atención a estos asuntos.

Baja energía

Cuando nos sentimos constantemente cansados y sin mucha energía para realizar las actividades diarias, esto puede ser una alerta de que algo no anda bien. Por lo general, está asociada con el estrés crónico y no hacer nada por minimizarlo.

Recuerda que tu cuerpo es sabio y te enviará señales de lo que le pasa, por ejemplo, estas manifestaciones físicas que te mencionamos.

Trata de reactivarte y manejar el exceso de estrés con actividades que despejen tu mente y fortalezcan tu estado físico. Verás cómo en poco tiempo cambian las cosas y te vuelves a revitalizar. Lo importante es que te enfoques, seas constante y no te dejes consumir por las preocupaciones en exceso.

Estado de ánimo bajito

Otro resultado del estrés desmedido es la disminución del buen estado de ánimo. Te sientes con menos entusiasmo y se presentan con más frecuencia los bloqueos mentales. Quizá lo relaciones con otros asuntos de tu vida, pero, sin duda, el estrés influye en la forma como asumes lo que te sucede y en qué tan bien te sientes para afrontarlo.

En este caso, es bueno tratar de identificar esos bajones de ánimo y cuál es su raíz. Así mismo, podrías buscar ayuda u orientación profesional de modo que gestiones estos sentimientos represados a causa del estrés crónico.

Como ves, el estrés es el enemigo número uno del ser humano hoy día. Si no hacemos algo por aligerar la cargar, tarde o temprano nuestro cuerpo nos pasará cuenta de cobro. Así que no esperes más y motívate a corregir las malas prácticas que te generan tantas preocupaciones y no te permiten vivir en tranquilidad.

No olvides que solo tú puedes hacer algo para que esto cambie y que el estrés no domine tu vida diaria. Anímate y toma la iniciativa, hazlo por ti y por tu salud, seguro que no te arrepentirás de los resultados.



Deja tus comentarios aquí: