Que tu bolso sea práctico y responsable

Para toda mujer el bolso o cartera es una prolongación de nosotras mismas, algo así como un apéndice en el que escondemos secretos, recuerdos y cualquier artilugio que solo su portadora sabe por qué y para qué. Mi madre solía llevar un destornillador y aún sigo sin comprenderlo; quizá pensaría que había mucha gente con un tornillo suelto.

Estos apéndices en ocasiones se convierten en un autentico desafío a las leyes de la física. ¿Cómo podemos guardar tantas cosas en un espacio reducido?. Un espacio que a muchos hombres les llama poderosamente la atención y al que no se adentran, quizás por temor a perderse en esta desconocida dimensión. Cierto es que lo que se oculta en el bolso o cartera dice mucho de su dueña. Toda madre alguna vez se ha topado con un juguete de su pequeño cuando menos se lo esperó. Entrañable es la escena de One Fine Day, protagonizada por George Clooney y Michelle Pfeiffer, en la que ella saca una camiseta de dinosaurios de su hijo, y con a frente en alto, acude vistiendo esta moda infantil a su cita profesional.

Pero más allá de los misterios que guarda un bolso, una buena forma de hacerte socialmente responsable puede comenzar allí. Y esto vale también para los hombres, porque cada vez más ellos están dejando de lado el clásico maletín para optar por la practicidad de un bolso para cualquier ocasión.

Papel y lápiz son un habitual. Una libreta de papel reciclado puede ser realmente una pequeña obra de arte en la que puedas confiar ese importante apunte, secreto o afirmación: de esta forma también afirmas que allí hay lugar hasta para el planeta. En las tiendas de comercio justo hay variedades para todos los gustos.

Si prefieres un bolígrafo, he visto que hasta las más grandes marcas tienen colecciones en las que destinan un porcentaje a alguna ONG. También existen líneas alusivas a importantes personajes como Gandhi; pero lo más importante no es la marca, sino el sentido de lo que escribas.

La coquetería es algo que no se pierde por tener un bolso responsable con el entorno, con lo cual uno o más labiales pueden estar en esta peculiar dimensión. Al igual que con los bolígrafos, grandes marcas han creado ediciones en las que destinan fondos para la investigación del cáncer de seno. La realidad –aunque no nos guste- es que ninguna estamos  libres de esta amenaza y seguro te ha tocado de cerca. La belleza no solo está en el espejo, allí sólo se refleja lo que está dentro de ti; pero ponte guapa, a todos nos gustan las cosas lindas.

Posiblemente una de las razones por las cuales hay tantas cosas dentro de los bolsos, carteras, maletines o como quiera que se llame a este accesorio; es la cantidad de tiempo que pasamos fuera de casa y lo que ello implica, así que puedes llevar algo para engañar el hambre. Para esto te recomiendo una pieza de fruta. Entre las más prácticas está la manzana, que por sus características resiste muy bien. Mandarinas y melocotones son igualmente prácticas en este sentido. 

Entre las mil y una cosas que podemos llevar en la cartera está la lista de compras. ¿Por qué no incluir entonces una bolsa para esa ocasión?. Cada día son las los países en los que hay que comprar las bolsas plásticas, así que no es mala idea llevarlas de casa. Si prefieres las reutilizables, cada vez la variedad es mayor por lo que tu estilo no tiene que verse sacrificado, al contrario.

Si además incluyes un libro, algo no muy frecuente, puedes tener su correspondiente marca páginas o punto de lectura. ¿Qué tal uno artesanal, o que tu hijo o sobrino haya fabricado en el colegio?.

En tu bolso hay espacio para todos y siempre con respeto con el entorno.   

 



Deja tus comentarios aquí: