¿Quién decide sobre tu riqueza?

Quién decide sobre tu riqueza

La Riqueza es una condición natural de todo ser en este planeta. Sin embargo, pensamos que vinimos pobres o que vinimos sin nada. Por ello vivimos temerosos y enfocados en la escasez. ¿A quién le damos el poder sobre nuestra riqueza?

Este tema lo comenzamos con una corta historia, contada desde un pequeño pueblo de tu país:

Había un panadero que hacía los mejores panes del lugar. Amaba lo que hacía y tenía muchos clientes. Poco a poco, el próspero panadero fue reuniendo dinero para enviar a su hijo a la mejor universidad del país. Así lo hizo, y su hijo se convirtió en economista.

Luego de graduado, el hijo regresa al pueblo, y su padre comienza a contarle todos los planes de expansión que tiene con la panadería. Su hijo le dice: “padre, ¿acaso no has escuchado las noticias? Hay una gran crisis económica y pronto va a haber una terrible recesión. En todos los periódicos advierten que habrá desempleo y que la gente no tendrá dinero”. El padre le dice: “hijo mío, tu estuviste en la mejor universidad y sabes mucho, estoy seguro que tienes razón, mejor me prepararé para sobrevivir a la crisis”.

Entonces fue así como el padre comenzó a comprar la harina más barata, a reducir la cantidad de ingredientes, a hacer los panes cada vez más pequeños. A los 6 meses, la panadería ya no tenía casi ventas y comenzó a dar pérdidas. El padre, con lágrimas en los ojos, decide cerrar su negocio de toda la vida.

Días después, el padre le comenta a sus amigos: “Qué suerte la mía tener un economista en casa. No sólo me hace sentir orgulloso, sino que además en un gran experto. Mi hijo tenía razón, la crisis ha llegado al pueblo”.

¿Te resulta esta historia conocida? ¿Alguna vez has dejado de hacer algo que sueñas, porque le escuchas a algún experto decir que “las cosas van a estar mal”?.  Lamentablemente esto no sólo sucede con los expertos académicos, sino también con los videntes, adivinadores o con cualquier persona a quien le damos el poder de influir sobre nuestro futuro.

 

Entre la tendencia y la sugestión

El problema no está en lo que ellos digan, sino que nosotros confundimos tendencias con predicciones, y asumimos que el otro sabe más de mí, que yo mismo. Es una necesidad neurológica básica esto de resolver incertidumbres. La mente, al no tener un patrón claro a seguir, se paraliza por falta de información. Los más racionales buscan expertos, mientras que los más emocionales buscan adivinadores… al final, es lo mismo: que otro me diga qué hacer.

Y seguramente, tú me dirás: “Joselyn, te juro que en este país la situación está difícil”, o la típica frase: “como tú no vives aquí, no sabes nada”…. Yo te diré: “Dime de qué país eres, en qué año naciste y te mostraré como otros lograron una vida mejor, a pesar de las circunstancias”.

Hace un año estuve en un congreso donde me tocó escuchar el proyecto de emprendimiento de un noruego. Entusiasmado con todo lo que había aprendido en el evento, decía: “Yo sé que cuando llegue a Noruega, muchos van a criticar mi proyecto, pero de verdad tengo que ayudar a mi país a salir de esta crisis. La gente necesita una luz en medio de esta oscuridad económica”.

Frases similares las escucho no sólo de noruegos, sino también de españoles, italianos, alemanes, mexicanos, colombianos, venezolanos, peruanos, ecuatorianos y brasileros, entre otros. Pero no se trata de la situación de tu país, sino de lo que tú esperas hacer contigo mismo… y es ahí donde está el primer límite de la riqueza: dejar que otros me pongan los límites, al decirme qué hacer…. Sobre todo cuando lo que me pintan son muros y fantasmas.

Controlar tu mente, y la necesidad de “saberlo todo”, te ayudará a tomar las mejores decisiones en función a lo que es importante para ti, y no lo que es la tendencia de las masas.  Generalmente los expertos hablan en términos generales (tendencias, estadísticas, probabilidades) y no en términos específicos. Tu caso será el del promedio si y sólo si piensas que tú y tu vida es igual a la del promedio.

 

5 formas de crear riqueza, a pesar de lo que digan los expertos

  1. Documéntate de casos y personas de éxito actual en tu país. Los líderes inspiradores existen, así que búscalos así sea debajo de las piedras. Valora las experiencias de éxito.
  2. Aprende a diferenciar entre tus necesidades y tus deseos. Los cambios se convierten en crisis cuando tu prioridad está en resistirlos o negarte a ellos. Flexibilízate.
  3. Pregúntate ¿Qué es lo más importante para mí, en este momento? Así evitarás quejarte por cosas que ni siquiera tienen que ver contigo. Enfócate.
  4. Convierte cada problema en una oportunidad. Este es un consejo poderoso que aprendí de alguien muy famoso: “Cuando ves que algo falta, es porque tú tienes la capacidad de ofrecerlo… de lo contrario, ni te dieras cuenta que falta”. Sirve.
  5. La abundancia es la consecuencia de la creación. Los que se conectan con su poder creador, atraen personas que le ofrecen oportunidades de crecimiento. Crea.

 

El primer paso comienza con la mentalidad correcta. La mentalidad correcta comienza con las palabras correctas. Cambiar lo que dices te ayudará a derrumbar los muros entre lo poco que crees que tienes y la riqueza que hay disponible para tí. ¿Quieres conocer las primeras 3 palabras que te alejan de la riqueza? léelo en este artículo que preparé acerca del tema.

Toma el control de tu mente y vivirás consciente de tu riqueza.



Deja tus comentarios aquí: