Quiero vivir como turista de la vida

Quiero vivir como turista de la vida

Tenemos tantas obligaciones y responsabilidades que los días se suelen suceder uno tras otro en un patrón que pareciera único, agotador y en muchos casos desgastante y hasta falta de interés pero la verdad es que andamos distraídos.

Andamos por la vida con nuestra mente no presente en lo que ocurre, vamos pensando en las cuentas que hay que pagar, el trabajo que hay que hacer, eso que nos dijo otra persona, mirando la pantalla de nuestro móvil, incluso cuando estamos interactuando con otras personas, ¿Ves? No estamos presentes en lo que ocurre sino atrapados en otras actividades.

Que diferente de cuando andamos de turistas, cuando vamos a un lugar nuevo nuestra atención parece concentrarse en el ambiente, en las personas, los sonidos, los olores y el resultado es el disfrute y el bienestar porque eso produce el asombro, el descubrimiento. Desde la capacidad de asombro nos sentimos vivos y entusiasmados.

“Un aspecto esencial de nuestra vida mental es la capacidad para la sorpresa, y la sorpresa misma es el indicador más sensible de nuestro modo de entender el mundo y de lo que de él esperamos.” DANIEL KAHNEMAN

¿Cómo asombrarme de lo mismo que veo día tras día? , ¡Prestando atención! Es como cuando ves una película más de una vez, ¿No te ha pasado que a la vez siguiente descubres cosas de las que no te percataste en la primera? Pues igual pasa en tu día a día. ¿Has detenido tu mirada en ese amanecer? ¿Has visto y detallado ese árbol de la esquina? Quizás hasta descubras un nido o unos pájaros en los árboles que no hubieras visto si no te fijabas con atención.

Agradecer por el despertar es una buena práctica que te invito a utilizar como inicio de una vida de turista, y es que muchas veces lo damos por sentado pero es un verdadero regalo que se nos da, es la oportunidad de vivir un día más, ¡Excelente manera de comenzar el día! Con el asombro de ese obsequio y la conexión con el agradecimiento.

Diversas investigaciones respaldan que asombrarse nos desestresa, es un proceso de mindfulness donde centramos la atención en el presente dejando ir todo aquello que no está sucediendo ahora. Relajarnos no es el único beneficio, asombrarse estimula la inteligencia, la creatividad, la bondad, el altruismo y el nivel de consciencia y conexión con la vida.

Yo decido vivir como turista y entrenar mi capacidad de asombro a través de la búsqueda de maravillas que me rodean que están por doquier sin necesidad de salir de la ciudad tal cual viven los niños que se sorprenden y buscan aventuras en todo lo que les rodea.

Lo que sucede es que no solemos vincular el éxito con la capacidad con conectarnos y disfrutar de la vida sino que lo relacionamos solo por los resultados que obtenemos y de allí muchas de nuestras subidas y bajadas que se conectan con lo que nos ocurre, con las consecuencias de nuestros trabajos, de nuestras relaciones, estilo de vida, etc.; y desde allí el resultado es una vida estresada desde la cual se torna bien complejo tener la capacidad de maravillarnos.

Asumir la práctica de decirnos ¡Epa! ¡Conéctate! Dejar de lado todos esos pensamientos y decidir observar y asombrarnos de cada detalle que nos rodea es un camino inteligente para entrenar nuestra capacidad de asombro y disfrutar de sus beneficios. Podemos empezar con cualquier cosa como por ejemplo observar la luz que emana del sol e incluso la luz eléctrica con la visión de la maravilla que representa contar con ese avance en la vida y todas las personas que se benefician por el servicio, ver el rostro de quienes te rodean con sus semejanzas y diferencias asombrándonos de los milagros de la genética ¡Cualquier situación que te rodea es una oportunidad!

Es como vivir descubriendo el mundo y preguntándonos constantemente “¿por qué?”. Esta es la misma actitud que comparten la mayoría de los genios.

Beneficios de desarrollar la capacidad de asombro:

  • Desarrolla la inteligencia porque nos da apertura para recibir nuevas informaciones y de esa manera pensar mejor.
  • Estimula la creatividad: porque la capacidad de asombro nos torna más curiosos base para abrirnos a nuevos aprendizajes más que dar vueltas en los mismos recursos que utilizamos siempre.
  • Mejora la salud: al reducir el estrés y la liberación de cortisol nos conecta con el bienestar y por lo tanto impacta en nuestra salud mental y física que sabemos están íntimamente relacionadas.
  • Te hace más altruista: el conectarnos con el asombro nos ubica en nuestra posición de interdependencia, con el entendimiento que somos partes de un todo en lugar de la posición individualista con la que muchos solemos andar.

Albert Einstein dejó dicho que lo más bello que un ser humano puede experimentar es lo misterioso, pues en el misterio se encuentra la fuente de la ciencia y del arte: “Aquel a quien esta emoción resulta extraña, quien no puede hacer una pausa para maravillarse y quedarse cautivado en el asombro está más muerto que vivo, pues sus ojos están cerrados”. 

Hoy decido vivir como turista y hacerme el llamado para destinar intervalos de mi tiempo a entrenar la capacidad de asombro, entiendo que eso incrementará mi entusiasmo y mi pasión por vivir, mejoraré mi salud y tendré una mejor conexión con la maravilla y el milagro que representa el vivir. ¿Te unes?

Imagen de Irina_kukuts en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: