¿Realizas rituales el 31 de diciembre?

¿Realizas rituales el 31 de diciembre?

El 31 de diciembre suele ser una fecha de nostalgia, tristeza, alegría, lágrimas. En fin, muchas emociones dependiendo de tus expectativas y de lo que esté pasando por tu mente. Es esa sensación de poder cerrar un ciclo para iniciar otro con la certeza que nos da el que muchas personas se conecten con lo mismo ese día… es contagioso.

Hay mucho de magia que se viste de tradiciones, rituales para lograr que esa transición sea lo más afortunada posible, y en este artículo quiero presentarte algunas de las más populares:

  • Las doce uvas: una uva por mes y por campanada, donde casi que nos atragantamos para ir al son del tiempo a la vez que se pide un deseo con cada una; algunos las sustituyen por gajos de mandarinas.
  • Las lentejas: tenerlas en la mano a medianoche o comer un plato de lentejas se asocia con la prosperidad, la llegada de dinero en el nuevo año.
  • El beso de medianoche con la persona que se ama o con alguien del sexo opuesto se asocia con atraer el amor.
  • Romper platos para acabar con lo malo del año que se va y atraer buenos presagios.
  • Saltar desde una silla para la buena suerte.
  • El color de la ropa y en especial de la ropa interior se le suele dar un significado: amarillo para la suerte, rojo para la pasión, verde para la salud. Incluso, el estampado es un elemento que se incorpora en Filipinas donde la tradición es vestir con lunares, los que se asocian con monedas y por tanto con la buena fortuna.
  • Salir a la calle con maletas para atraer viajes.
  • Tener dinero en el bolsillo para que nunca falte.
  • Tomar una copa de champagne con un anillo de oro adentro para la riqueza.
  • Limpiar la casa de adentro hacia fuera con agua y botar la basura y el agua utilizada para eliminar cargas negativas.
  • Poner limones partidos en las esquinas de la casa para eliminar envidias y malas vibraciones.
  • Pasar por debajo de la mesa para conseguir pareja.

Y podría continuar nombrando rituales, pero ¿qué de cierto hay en ellos? Y la respuesta es que depende de cuánto creas en lo que estás haciendo y qué cosas harás en el año para contribuir a lograr eso que deseas. ¿De qué serviría hacer algo en lo que no crees? ¿De qué serviría creer en lo que haces, pero que quede solo como un ritual de medianoche del 31 de diciembre?

Es maravilloso creer y realizar estas prácticas con quienes amamos, pero sin agobiarte. Es decir, el hecho, por ejemplo, de que no puedas comprar las uvas o el champagne no significa que tendrás un año malo. Lo que piensas, lo que crees y tu actitud sí lo determinarán.

Desde este espacio te deseo que este 31 de diciembre te conectes con quien quieres ser mañana, y que extiendas esta práctica cada día de tu vida; que tengas fe, esperanza, las ganas, y el valor necesario para ir tras tus sueños siempre.

Feliz 2020

Imagen de Gerhard Gellinger en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: