Recordando nuestro objetivo

Recordando nuestro objetivo

Hay momentos en los que sentimos impotencia frente a tanta mala noticia, tanta tensión e incertidumbre. Caemos en la desesperanza y nos sumergimos en tristezas. Nos perdemos en el mundo que crean nuestros pensamientos. Seguramente, todos hemos vivido situaciones límite en el curso de nuestra vida y salimos adelante. Muchas veces lo olvidamos. Si nos detenemos, veremos cómo recibimos guía divina en nuestro pasado.

Personalmente, cuando me capturo en esos bajones emocionales, me obligo a detenerme. Enderezo mi espalda, levanto la cabeza, respiro hondo y profundo, y tomo contacto con ese flujo vital. Inmediatamente, se produce un cambio en mi cuerpo y siento un alivio enorme.

Hemos sido creados a partir de un Ser perfecto. Somos parte de esa divinidad. A ella regresaremos. Somos chispas divinas. Somos poderosísimos seres espirituales teniendo una experiencia física. Nuestra alma es inmortal. Hemos venido a esta gran casa que llamamos Tierra a trabajar ciertos temas, como producto del libre albedrío del que goza nuestra alma. No somos víctimas. No somos hojas al viento. Nos dejamos abatir por las circunstancias, y esto nos aleja de nuestro trabajo interior. Si estamos alerta, podremos desechar los embates de nuestro ego, y movernos adelante. Cada día que vivimos puede ser un día útil o uno desperdiciado, tan solo transitado quemando horas. Nos confiamos en que tenemos tiempo, y precisamente eso es de lo que no somos dueños. Desconocemos el lapso del que disponemos. Postergamos nuestro trabajo interior amparados en la excusa de lo urgente del diario vivir.

Te invito a apoderarte del control de tu vida y a hacerte responsable de ella. Esto requiere tu compromiso contigo. Te dejo algunos puntos a tener presentes para hacerlo.

. Centrarte y enfocarte en el presente: respirando y meditando.

. Recordarte que tienes que abocarte simultáneamente a trabajar en tu vida ordinaria y en tu vida espiritual.

. Recordarte cómo saliste adelante en el pasado.

. Tener presente que tienes todo el potencial divino de tu origen.

. No olvidar que eres un ser eterno.

. Estar consciente de que desconoces el límite de tu tiempo.

El siguiente video, si bien es publicitario, te hará, al menos, sonreír.



Deja tus comentarios aquí: