El encanto de las redes sociales

Las redes sociales llegaron para revolucionar el mundo. Con su aparición cambió forma de comportarnos, de conocernos y relacionarnos. Formar parte de ellas se ha convertido en una especie de obligación. Eso sí, una “obligación” que a muchos nos encanta. Cuando digo esto, no me refiero a que tengamos cuentas en redes sociales contra nuestra voluntad. Aunque nadie haya puesto un revolver en tu sien para que abrieras tu cuenta en Twitter, Facebook o Instagram, seguramente llegaste hasta allí por curiosidad, porque te entusiasmaron los comentarios de tus amigos y debías conocerlo por ti mismo, por necesidad de conectarte con tu familia o tus compañeros de trabajo. Independientemente del motivo, eres parte de ellas.

¿Cuántas personas conoces que no tengan una cuenta en alguna red social? Seguramente muy pocas. Las redes sociales, sin duda, nos ofrecen un sinfín de beneficios para comunicarnos. Sin embargo, existen muchas personas que se han convertido en seres dependientes de la tecnología y que sienten la extrema necesidad de mantenerse conectados día y noche. Este comportamiento ha llamado la atención muchos psicólogos y científicos. De allí, han surgido muchísimos estudios sobre el tema. La pregunta es, ¿qué hace a las redes sociales tan encantadoras? Veamos unos cuantos motivos, según Gustavo Entrala, experto en la materia y cofundador de la agencia 101:

  • Generan una sensación de gratificación:

Las redes sociales permiten recibir un estímulo positivo de las personas con quienes estamos conectadas. El hecho de publicar alguna información o fotografía y recibir buenos comentarios, “me gusta”, “retweets” o “reblogs” es un feedback positivo y gratificante para el usuario que publica.

  • Nos conectan con otros:

El ser humano tiene la necesidad de comunicarse con otras personas. Las redes sociales no son nuevas, pero la posibilidad de establecer comunicación a larga distancia con tan solo un clic sigue siendo encantadora. Como dice el Entrala, basta con apretar un botón para tener “momentazos digitales” y que miles de personas te sigan.

  • Nos permiten proyectar la positivo:

Son pocas las personas que pasan su vida escribiendo en las redes sociales sobre lo mal que se sienten, explicando sus problemas familiares o de parejas o diciéndole a todos que tienen un sinfín de deudas. Al contrario, los medios 2.0 nos permiten proyectar las cosas buenas y percibimos lo mismo de nuestros amigos y contactos. Pero, por supuesto, existen excepciones.

  • Nos brinda  reconocimiento personal

Como indica Entrala, el ser humano, por naturaleza, desea sentirse querido, observado, interesante. Las redes sociales permiten lograr ese objetivo. A través de este medio, la persona puede sentir el reconocimiento de sus pares, subir el ánimo y adquirir cierta popularidad a través de los medios 2.0.



Deja tus comentarios aquí: