Reinas del drama

Reinas del drama

Las damas latinoamericanas tenemos reputación de ser reinas del drama.  Pienso que quizás se debe a la fama creada por las películas de Libertad Lamarque y María Félix como flamantes exponentes del género.  Ya fallecidas las doñas y casi desvanecido su recuerdo para los más jóvenes, las telenovelas o culebrones han mostrado lo que se requiere en todos los países hispano parlantes para ser un buen prototipo melodramático, algo así como el perfil profesiográfico para un posición ejecutiva en una importante empresa trasnacional. 

Pero no nos engañemos, esos especímenes no son ajenos a nosotras. En algún momento de nuestras vidas, en toda mujer que se respete…. ha surgido la pequeña actriz de la Ilíada que llevamos por dentro, bien en empaque de princesa, reina, duquesa, marquesa, hada madrina, o mucama. 

¿Cómo se comportan estas majestades reales?  Se centran en sí mismas y sus necesidades, son muy sensibles a todo y extremadamente emocionales en sus respuestas. ¿Objetividad, solidaridad?  ¿Para qué? Lo de ellas es voracidad, individualismo. Piensan que sus crisis son las madres de todas las crisis y todos a su alrededor, voluntariamente o no, deben tomarlas en cuenta. Si las amistades o personas cercanas pueden adoptar esas crisis como mascotas mejor todavía. Necesitan que sus prioridades sean las prioridades de todos. Estas féminas son maestras en crear tensión y discordia por donde pasan. Crean escenas y perturbaciones en diferentes escenarios: hogar, trabajo, amistad, territorios neutrales (supermercado, salas de espera, peluquerías).  Aunque desde afuera parezca fascinante observar sus conductas como modelo de estudio para un Ph.D, estas damas pueden realmente tener problemas laborales pues su situación personal permea todo, las aleja de sus objetivos profesionales, se hacen muy egoístas en sus relaciones de pareja, los hijos sufren de falta de atención y las amistades terminan sacándoles el cuerpo.   

maria_felix

Si usted está cerca de una reina dramática o si se reconoce como tal (¿quién, yo?) establezca los límites necesarios para vivir y no alimentar esas conductas. Si su mejor amiga, mamá, sobrina, tía o amiga del alma le llama llorando histéricamente, por favor no abandone lo que está haciendo por correr a socorrerla a menos que la vida de su alteza real esté corriendo peligro. Recuerde que la sobre reacción emocional es parte del guión de vida de esa señora. Permítale apreciarse a ella misma como persona con sus estados emocionales atómicos a ver si se soporta. Eso la ayudará a confrontarse con ella misma en su propio espejo y usted experimentará un poquito de paz. Si siente que necesita volar como ambulancia en emergencia a rescatar a las desventuradas emperatrices, cuente hasta treinta antes de socorrer. Analice si su intervención vale el esfuerzo o  si va a cambiar el panorama. Cuando nos damos cuenta del torbellino que creamos y del cual participamos, ya estamos moviéndonos hacia acciones concretas. Podríamos (y podemos) redirigir ese tiempo, energía y recursos para alcanzar metas, proyectos y sueños beneficiándonos.  

Si a usted le parece que algunas de sus vivencias rayan en lo dramático, si su pareja, hijos y conocidos le dan indirectas sobre el tema… no está mal el contemplarse objetivamente. De repente encuentra un poquito de María Félix que puede ser mejorado a su favor sin maquillaje ni cirugía cosmética y podrá convertirse en un híbrido de Charlize Theron con la Mujer Maravilla.  

¿Flores para el drama? 

flores_bach

Chicory si necesita que le presten atención como usted quiere que otros lo hagan y al tiempo que establece todo en nombre del amor/amistad. Le ayudará a sentirse más querida e incluída aunque sea de una manera diferente. 

Willow si se siente víctima de los otros, del destino y se lamenta amargamente de lo que le pasa. Le ayudará a pasar la página y a tomar las riendas de su vida. 

Heather si busca compañía para no sentirse solita y le cuenta a todos sin distinción su vida, obra y milagros. La ayudará a ser mejor compañía y a compartir espléndidamente con otros. 

Cuando en algún momento sienta que puede estar comportándose como actriz de telenovela, conéctese a sus cinco sentidos rápidamente. Nadie está exento de sazonar la vida con una pizca de drama, lo importante es no quedarse pegado en ese punto. No vale la pena maltratar a nadie, ni a uno mismo, consciente ni inconscientemente. Lo cortés no quita lo valiente. La felicidad que se produce desde adentro nadie no las da.

Nota de Marielena: Aunque dicen que solamente somos las latinoamericanas yo los invito a ver Grey’s Anatomy, Sex and the City, Felicity, Dawson’s Creek, Marilyn Monroe, las Kardashians, entre otras muchas divas. 
 



Deja tus comentarios aquí: