Reírse de sí mismo: la clave para la paz interior

Reírse de sí mismo: la clave para la paz interior

¿Eres de esas personas que viven de ceño fruncido en todo momento, que nada les parece, nada les hace gracia, y que viven en una constante pelea contra el mundo? No, no es agradable vivir pensando que todo el mundo confabula en tu contra. No es sano.

Decía Charles M. Schulz que si pudiera hacerle un regalo a las futuras generaciones, sin duda alguna sería el poder reírse cada uno de sí mismo. Y es que darle la vuelta a las cosas que nos afectan, nos ayudan a quitarnos la tensión de encima. Reír de nuestros errores, de nuestras “desgracias” es el camino hacia la liberación individual.

Aprender a reírnos de nosotros mismos es un arma poderosa que no solamente nos ayudará a restarle poder a los demás para herirnos, sino que es una postura que nos permite quitarle el hierro al asunto, disipar emociones de carga negativa, y entender que somos humanos.

Nadie es perfecto, ni mucho menos tiene la respuesta a todo en la vida. Los imprevistos, los errores provocados por nuestra terquedad siempre van a estar allí, así que lo mejor que podemos hacer ante una situación comprometedora, además de enfrentarla, es aprender de ella.

Por muy difíciles que sean los escenarios, siempre habrá algún aprendizaje que obtener, y si a ello sumamos la capacidad liberadora de restarle poder a los juicios ajenos, del qué dirán, y cambiar de perspectivas, nuestra vida mejorará drásticamente.

La vida no es un estado futuro en el que solo lograremos ser felices si obtenemos tal o cual cosa. La vida es este momento en el que lees estas líneas, son estos minutos en los que estás tomándote un café, en los que compartes sonrisas, o estás trabajando.

No podemos controlar los eventos exteriores a nosotros y que pueden afectar drásticamente nuestra vida, tampoco podemos hacer absolutamente nada por lo que los demás piensan y dicen acerca de nosotros. Lo único que podemos hacer es controlar nuestras propias reacciones.

Si las personas nos construimos mediante la imagen de los demás, entonces y como bien señalan los especialistas en psicología: aquello que vemos en los demás, sus carencias y sus virtudes, son temas que habitan en nuestra mente, y por tanto; necesitamos revisar nuestra propia historia de vida, para ver por qué son puntos de dolor.

Si ya la vida es cuesta arriba, ¿por qué hacerla tan pesada con nuestras propias frustraciones? Aprende a reírte de ti, y el mundo se reirá contigo. Esto te convertirá en un ser humano resiliente.

Foto de Brooke Cagle en Unsplash



Deja tus comentarios aquí: