Relación personal con Dios

A veces en medio de tanta gente podemos sentirnos muy solos, cuando tenemos una angustia, algo que nos preocupa, o una tristeza. Así también cuando creemos que nadie nos entiende, que no podemos confiar, y que gente va y viene pero te da igual porque no te importan y tú tampoco a ellos. Y además de soledad llegas a experimentar un vacío en ti.

Sin embargo cuando tienes fe y has cultivado una amistad íntima con Dios algo cambia y empiezas a sentir que nunca estás solo. Que del cielo siempre hay alguien que te acompaña, te guía, te apoya. Así vayas por un camino desierto, o en una estación del metro, con ajetreo o no esta sensación de que tu mejor amigo está contigo en todo momento es maravillosa y hasta difícil de describir, transmite paz, seguridad, armonía, optimismo y lo mejor es que te llenas de una energía mágica en tu ser.

¿Cómo cultivas esta amistad con Dios? A través del día a día en la oración, del agradecimiento, conversando con él desde la humildad de tu corazón. No necesitas intermediarios, no temas. La invitación es que te reencuentres con el todopoderoso a través de actos sencillos, porque el está en cualquier lugar y en ti hay una parte de su divinidad. No hacen falta complejos rituales, sólo necesitas querer de corazón.

No te acuerdes de Dios sólo cuando necesites, con el puedes desahogar tus miedos, tus angustias; sin embargo también agradécele cada día por las cosas, personas y bendiciones que tienes en tu vida, dedícale tu mejor sonrisa; cuéntale tus sueños, ofrécele tu mejor obra del día, dile Señor lléname de ti, restaura mi energía, respiro tu luz, tu amor y tu paz.

¡Dedícale tus triunfos.!

Y recuerda que todo, todo pasa: como lo has podido notar a lo largo de tu vida la gente fallece sean pobres, ricos, famosos o no; los gobiernos caen, artistas de moda van y vienen, pero lo que nunca pasa es DIOS, y es el único que jamás te defraudará.

Gracias, Gracias, Gracias Padre por tanto amor y por tu paciencia, sólo tú conoces mi corazón.

Egleé Yadira Fábrega



Deja tus comentarios aquí: