Renovando la vida para el nuevo año

Renovando la vida para el nuevo año

Aunque todos escribimos nuestros propósitos de Año Nuevo, es más común de lo que creemos que ese papelito que hicimos con tanto entusiasmo en diciembre se quede en el olvido una vez que inicia el nuevo año. Por eso, la tarea es escuchar nuestra conciencia y corazón, atender el llamado de nuestros más profundos deseos y renovarnos.

Los grandes cambios se dan a partir de la reflexión consciente y una buena dosis de voluntad y motivación. Para comenzar de nuevo hay que refrescar nuestras creencias e ideas, como cuando queremos darle un toque moderno a los espacios de nuestro hogar. No podemos esperar resultados diferentes si seguimos con nuestros viejos hábitos y no cambiamos nada, hay que tomar acción con ganas. Para hacer la diferencia tenemos, que ser diferentes.

Si dejaste botadas tus intenciones para el nuevo año, es momento de retomarlas con pensamientos de “yo quiero”, “yo puedo” y “soy capaz”, así tal cual como si titilara en tu mente un anuncio motivador, siempre con la creencia de que cada día es una nueva oportunidad de transformación. ¿Cómo comenzar con nuestra transformación?

  1. Barre todo aquello que te lastima: busca conscientemente aquellas cosas, situaciones o personas que te hieren y apártalas de tu vida.
  2. Renueva tu mente: saca de tu mente aquellas viejas creencias que te limitan.
  3. Cambia hábitos: cambia alguna costumbre que sepas no te permite avanzar en tus propósitos.
  4. Revisa tu lista de intenciones: prepara un nuevo ritual para revisar tus propósitos de Año N Enciende velas e incienso, y disponte a retomar con amor tus intenciones.
  5. Fluye: deja ir el pasado, las preocupaciones y los miedos. Disfruta el presente y verás cómo el futuro es tal cual imaginaste.

Para renovar tu vida, aférrate a tus fortalezas y prepárate para descubrir tu verdadero propósito, reconociendo tus talentos. Esta es la fórmula mágica para lograr todo lo que te propongas, sin importar si está o no en tu lista de intenciones de año nuevo. Ten la conciencia de que esa lista puede ser cambiada y modificada cuando tú quieras, siempre que te sientas conectada y feliz con lo que quieres lograr. Cuando vibramos alto y nuestra energía está en sintonía con nuestras emociones, atraemos todo aquello que queremos para nuestra vida. Es decir, que el lugar más importante para guardar tus deseos de Navidad es tu corazón, y también tu mente visualizando siempre tus metas para materializarlas en el tiempo que hayas establecido. Prepárate para en este nuevo año que apenas comienza vencer cualquier obstáculo que surja en el camino y alcanzar todas tus metas, impulsada por tu mente y tu corazón.



Deja tus comentarios aquí: