Renunciar es abrirse a nuevas oportunidades

Renunciar es abrirse a nuevas oportunidades

La renuncia mental es algo muy bueno para nuestra salud emocional. En la renuncia hay un gran poder sanador.

Estamos infelices, ansiosos, deprimidos cuando nos exigimos mucho, y ese es nuestro gran problema. Es la manera como comprendemos y las cosas a las que nos aferramos lo que nos causa sufrimiento. Para mantener nuestro equilibrio emocional es conveniente renunciar a las cosas que nos dañan y que no nos aportan.

  1. Renuncia a la necesidad de tener siempre la razón. Muchas discusiones comienzan y se prolongan solo porque nos aferramos al deseo de tener la razón. Pregúntate si es necesario tener la razón, con todo el desgaste psicológico que ellos conlleva, o es mejor mantener la serenidad.
  2. Renuncia a la necesidad de controlarlo todo. Cuando ya no podemos cambiar la situación, no nos queda sino cambiar nosotros mismos (Viktor Frankl). Permite que los demás sean ellos mismos y aprende a adaptarte a las circunstancias.
  3. Renuncia a la queja. La queja solo sirve para aumentar nuestro malestar, no nos lleva a cambiar aquello que nos molesta. No se trata de aceptar pasivamente lo que sucede, pero si queremos cambiar algo hay que actuar, no lamentarse.
  4. Renuncia a la crítica. Para muchos la crítica es un hábito, y es uno muy desgastante. Cuando criticamos destinamos demasiados recursos a valorar lo que hacen o dejan de hacer los demás, en vez de concentrarnos en cómo podemos mejorar nosotros mismos.
  5. Renuncia a la necesidad de impresionar a otros. Esfuérzate por ser auténtico y mejorar cada día tu versión. Impresiona con tu naturalidad.
  6. Renuncia a las etiquetas. El conocido Wayne Dyer dijo que la forma más elevada de ignorancia es cuando rechazas algo de lo que no sabes nada. Asegúrate de no usar tantas etiquetas.
  7. Renuncia a vivir siguiendo las expectativas. Nos produce una terrible frustración cuando vivimos esperando que otros actúen como lo haríamos nosotros y al desear que las cosas sean como nosotros queremos que sean.
  8. Renuncia al odio. Nada mas dañino que odiar, por el contrario alimenta el amor, la compasión y la comprensión.
  9. Renuncia a la culpa. No culpes a otros de lo que te sucede, toma el control de tu vida.
  10. No te resistas al cambio y RENUNCIA. Solo cuando aceptamos el cambio logramos abrir puertas donde antes había muros.


Deja tus comentarios aquí: