Reprogramando tu mente

Reprogramando tu mente

La mente es un arma poderosa. Si se utiliza de manera correcta cambia por completo la vida de cualquier persona. Es tan importante que prácticamente todo depende de ella, es una directora, jefa, autora de todo lo que te está pasando. Sí, así como lo lees, ella es la responsable de tu realidad, pero, ojo, eso no quiere decir que se manda sola. Por el contrario, recibe las órdenes que tú le das, y desde ahí comanda todo lo que te pasa, tu realidad, tu percepción de ver las cosas y tus pensamientos.

¿De qué calidad son tus pensamientos? ¿Te has preguntado alguna vez si la realidad que estás viviendo se relaciona directamente con tu mente y no con la “mala suerte” o por un “castigo” de Dios o de cualquier religión?

Tener una mente pobre es lo peor que puedes hacer, pero quedarte sin hacer nada para cambiarla es aún peor. Eres el responsable de tu verdad, de tu vida y también de tener la capacidad de reprogramar tu mente para el bien. Cuando tienes una mente pobre, tienes pensamientos pobres, realidades pobres y verdades pobres. Te roba energía, el presente y también el futuro. No puedes dejar que los pensamientos pobres te dominen, porque de lo contrario, te estarías aislando tú mismo del éxito.

Si dejas que los pensamientos pobres te dominen, te anulas, pasas a ser un cero a la izquierda de esa ecuación que es la vida. Eres el protagonista de ella, no permitas que tu inconsciente te lleve a la nulidad total.

Es posible reprogramar tu mente cambiando todos los esquemas y paradigmas que tenemos en nuestro CPU mental. Es doloroso, y cuesta mucho derribar todas las creencias que tenemos sembradas en nuestro cerebro, y más si son las dañinas. Pero es posible, requiere de un acto de valentía, de autoconciencia, de verdad, de mirarnos a nosotros mismos y quitar capa por capa hasta llegar al fondo. Vas a llorar, te vas a cuestionar, pero finalmente vas a cambiar y a reprogramar.

¿Deseas una vida llena de temor al dinero, de no hacer nada por ti mismo, de lamentarse y culpar a tu exterior? ¿O prefieres una vida llena de éxitos, de verdades reales y de mucha conciencia para desechar lo que no sirve, extraer el aprendizaje y aplicarlo a tu cotidianidad?

No subestimes el poder de la mente. Pensar en la escasez en lugar de la abundancia te convertirá en un ser sin sentido. Usa todo este poderío positivamente y reprograma para tu propio bien y el de tu vida. La decisión está en tus manos, tú mismo haces la diferencia. El momento es ahora. Nunca es tarde, comienza desde ya, no busques el momento propicio para comenzar, créalo hoy, no mañana, ni pasado, ni dentro de diez minutos. Hazlo ya.

Respira, medita y comienza a reprogramar tu mente para cambiar tu realidad. Vive bien, este trabajo solo lo puedes hacer tú.

Imagen de Anemone123 en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: