Cómo resetearnos después de un día de estrés

Cómo resetearnos después de un día de estrés

El estrés empieza por la mente, pero impacta después nuestro estado físico. Hay días en los que estamos tan agobiadas que queremos salir corriendo —y muchas veces gritando—, para olvidarnos de todo lo que tenemos pendiente, de nuestras obligaciones y responsabilidades, porque simplemente son demasiadas y no nos damos abasto. Para que uno de esos días de estrés extremo no acabe contigo, te ofrezco estos simples consejos.

Encárgate primero de tu estado físico: Simplemente dale prioridad en ese momento a tu cuerpo y a calmar tus emociones. Esto lo puedes hacer con un largo baño de agua tibia y esencias. Masajea tu cabeza, cuello, piernas con aceite de lavanda o una crema refrescante y nutritiva. Enciende una vela aromática que te tranquilice. Ocúpate de ti misma.

Decide que este momento es un punto y aparte: En este mismo punto de relajación, dale un reinicio total a tu vida. Deja todo lo pasado atrás y decide que desde este mismo momento comienzas otra vez, fresca y enérgica. Si consideras necesario tomarte un par de días para ti misma y descansar, hazlo sin remordimientos.

Visualiza la vida que quieres tener: Con creatividad imagina la vida que deseas, qué cosas te gustaría cambiar, qué cosas te gustaría mantener. Trata de concentrarte profundamente en lo que quieres y en lo que te haría feliz. Utiliza tus sentidos para verlo, oírlo, degustarlo, tocarlo y olerlo.

Ajusta el plan cuando sea necesario: Si tu vida está llena de días de estrés, entonces, es fundamental que empieces a cambiar algunas cosas, porque ese trote es difícil de mantener por mucho tiempo. Delega responsabilidad, pide ayuda, modifica las estrategias, todo lo que haga falta para cambiar lo que sea necesario.

Foto de Maddi Bazzocco en Unsplash



Deja tus comentarios aquí: