“Riendo superé el cáncer”

Me llamaron para colaborar con una charla de risoterapia para la Fundación Amigos del Niño con Cáncer y acepté la invitación como parte de nuestras actividades de labor social.

Cuando iba a comenzar la sesión, la persona que me llamó, Mary González, una voluntaria de esta fundación dijo: “Quiero presentarles al señor Menahem Belilty, quien me ayudó a superar el cáncer de mama. Fui operada de los dos senos, resultó un proceso muy duro, pero gracias a su audiolibro de risoterapia pude superar esos momentos tan difíciles”.

Después me contó: “Cuando me diagnosticaron el cáncer me sentí muy mal, me deprimí y estaba amargada todo el tiempo. Lo vi en televisión y fui corriendo a comprar el audiolibro. Así comencé a reír todos los días. Descubrí que mientras más me reía, mejor me sentía, y empecé a hacer prácticas diarias de risoterapia con su material. Cuando de repente me sentía amargada, y me venía el fastidio, otra vez volvía a hacer los ejercicios y de verdad me sentía mucho mejor después de reír. Se me pasaba la rabia, se me quitaba el dolor, realmente sentía el bienestar”

Y añadió: “Aunque me operaron los dos senos, y ahora tengo prótesis, superé totalmente el cáncer. Claro, siguiendo las recomendaciones de los médicos. Pero sin duda, lo que más me ayudó a sentirme mejor, fue la risa. Desde entonces practico todos los días al despertar frente al espejo. Mi primera sonrisa es para mí y me ayuda mucho a conectarme con lo positivo y a estar de buen humor”.

Una de las características principales de la risa es que eleva el sistema inmune. Otra es que es imposible pensar y reír al mismo tiempo, por lo tanto ninguna preocupación o angustia ataca cuando uno se está riendo.

Muchas gracias Mary por darnos este testimonio que puede ayudar a otras personas para seguir tu ejemplo. Conectarte en positivo siempre va a ser la mejor opción. Si tienes una realidad dura, fuerte y hasta terrible, estar de mal humor solo te lo hace más difícil, por eso el buen humor siempre es la mejor respuesta.

TIP. Practica la risa todos los días

En la mañana párate frente al espejo y ríe por lo menos seis minutos, uno por vocal, y luego con todas juntas: ja je ji jo ju. Esto te ayudará a tener un día mucho más feliz. Así que a practicar ja je ji jo juuuuuuuuu



Deja tus comentarios aquí: