¿Sabes si tus amigas van por tu mismo camino?

¿SABES SI TUS AMIGAS VAN POR TU MISMO CAMINO?

Las amistades son relaciones, como muchas otras. Siempre hemos hablado de cómo las relaciones nos proveen la mayoría de los aprendizajes, y en definitiva las amistades no son la excepción. Según Jim Rohn, somos el promedio de las cinco personas con las que pasamos más tiempo. Es un hecho que tenemos que escoger bien nuestras amistades por muchas razones: primero, la vida es muy corta como para pasarla con personas que no valen la pena, y segundo, los seres humanos con los que nos rodeamos son un apoyo para lograr lo que queremos; entonces, deberían provocarnos inspiración o motivación.

Si nos rodeamos de personas pesimistas o tóxicas, definitivamente van a afectar nuestra vibración y la motivación que podemos sentir para vivir la vida plenamente. Creo que todas hemos tenido amistades que simplemente no ameritan que las sigamos cultivando. Pueden existir muchos motivos para esto, por ejemplo: si nuestros intereses han cambiado o no nos sentimos apoyadas o cómodas en la amistad. Sea cual sea la razón por la cual las amistades se separan, siempre hay una lección allí por aprender, e incluso la separación puede ser dolorosa.

Para mí ha sido muy difícil continuar con ciertas amistades, especialmente a medida que he ido profundizando en mi camino del desarrollo personal y como emprendedora. Me ha pasado más de una vez que he tenido situaciones con amigas en las que no me siento comprendida o que no hay buenos deseos de por medio. Al final, todas tenemos nuestras propias historias, y todo esto siempre se mezcla en las amistades, y necesitamos decidir si queremos continuar con esa relación o seguir por nuestro propio camino sin su compañía.

¿Cuáles son las señales de que quizás una amistad llegó a su fin?

En mi experiencia, te puedo decir que he notado claramente que necesito tomar distancia de una amistad cuando ya no siento ganas de pasar tiempo con esa persona o cuando noto que ya no quiero compartir mi vida con ella. Es normal que las amigas crezcan con uno o que se queden atrás. De cualquier forma, a las amigas las escogemos, y depende mucho de la etapa de la vida en la que estemos. 

Yo guardo muy lindos recuerdos de amigas que estuvieron conmigo en anteriores etapas en las que salía más de fiesta o tenía otros intereses, pero ya no estoy para esas actividades y quizás ellas tampoco. El otro día tuve una experiencia con una amiga a la que no veía hacía más de diez años. Ella es de mi grupo cercano en la época de fiesta joven, ahora tiene un centro holístico y está muy involucrada en el tema del bienestar. Así como la vida nos separó en su momento, así nos volvimos a reunir. 

Aquí comparto contigo algunas señales de cuando una amistad ya no está en la misma página:

• Ya no tienes nada en común o los temas de conversación ya no son de cosas que te interesan.

• Sientes que no celebran contigo tus éxitos o que no te desean el bien.

• No tienes ganas de ver a tu amiga o de conversar mucho tiempo con ella por teléfono.

• Sientes que tú seguiste adelante y tu amiga se quedó atrás, quizás con las mismas historias o con una vibración más baja.

• Tú y tu amiga no ven el mundo de la misma manera o sus valores no son los mismos.

• Sientes que es una amistad que va en una sola dirección, tú apoyándola a ella, pero ella no a ti.

• Se perdió el respeto en la relación, si por alguna razón ocurrió esto quizás se pueda reparar, pero si no es posible, entonces, quizás necesitan una distancia.

• Hay resentimiento de por medio de parte de una de las dos y está costando continuar con la amistad (aunque lo hablen, igual se mantiene).

La comunicación siempre es importante en las relaciones, mucho más de lo que imaginamos. Algunas de las razones aquí expuestas se pueden conversar y quizás la amistad se mantenga bien. En otros casos, si definitivamente no quieres seguir con la amistad, estás en todo tu derecho. Recuerda que solo tenemos 24 horas al día y cierta cantidad de tiempo libre para nuestras amistades. Cuando pasas tiempo con una persona que no te cae bien o con quien no tienes nada en común, al final ese es tiempo que pudiste haber invertido en una amistad que sí te ayuda a crecer y te inspira. Al abrirte a nuevas amistades y nuevas relaciones, estás abriéndote también a nuevas posibilidades. 

Para mí lo más importante a la hora de separarme de esa amistad es intentar mantener el respeto por la persona y por lo que representó su presencia en mi vida, igual como funciona en las relaciones de pareja. Si esta persona fue importante en tu vida, hónrala y busca la distancia, pero con amor. En nuestro corazón siempre sabemos cuándo es hora de dejar ir una relación y que esta continúe por su camino. Esto no significa que tienes que discutir o distanciarte para toda la vida de esta amistad; puedes mantener una relación cordial y solamente no verla tan seguido. Tampoco significa que hay que hablar mal de esa persona para justificar la distancia, ni que la otra persona salga herida. Simplemente, escoger pasar tu tiempo con otras amistades por ahora.  

Hay algunas cosas que tenemos que recordar cuando una amistad termina:

1 A veces las personas cambian y eso está bien. No es personal, todos tenemos derecho a cambiar.

2 Un distanciamiento no significa que tienes que cortar la relación para siempre.

3 En las relaciones siempre hay lecciones por aprender, mira todo como un reflejo de algo en ti o una lección por aprender.

4 ¿A dónde va tu energía? ¿Vale la pena invertirla en esto?

Es importante que reflexionemos cuánta energía invertimos en las amistades, cuánto apoyo nos brindan y con quién queremos compartir este tiempo tan preciado sobre la tierra. Como dije antes, no es personal y las personas a veces cambiamos. No estás obligada a quedarte en una amistad porque conoces a la persona de toda la vida o porque te sientes culpable de distanciarte. Pon límites sanos y escoge rodearte de personas que te inspiren. 



Deja tus comentarios aquí: